Niña pastori. cantante

"Tengo la sensación de haber hecho muy poco, como de estar empezando"

  • La artista ha publicado 'Bajo tus alas', su nuevo álbum, para el que ha colaborado con Pablo Alborán, Vanesa Martín, Manuel Carrasco y Guaco

  • El 25 de mayo actuará en la Axerquía

La cantante Niña Pastori, en una imagen promocional de su nuevo disco. La cantante Niña Pastori, en una imagen promocional de su nuevo disco.

La cantante Niña Pastori, en una imagen promocional de su nuevo disco. / e. d. c.

Niña Pastori (San Fernando, 1978) llegará el 25 de mayo al Teatro de la Axerquía con Bajo tus alas, el décimo de su carrera, que refleja el buen momento personal y artístico que atraviesa la artista y su constante evolución con el flamenco, un género del que nunca se aparta pero con el que le gusta experimentar.

-¿Qué encontramos en Bajo tus alas?

Lo más bonito es admirar a gente y que te admiren a ti y quieran hacer cosas contigo. Eso no tiene precio"

-Es un disco puro de Niña Pastori, de lo que vengo haciendo normalmente, aunque bueno, el disco iba como más latino, más arrimado a la salsa. Por supuesto con mi voz flamenca, mi manera de sentir, pero más dentro del pop, más dentro de esa idea, que es como más abierto, más de canciones y no tanto de palos del flamenco.

-¿Cómo ha sido colaborar con Pablo Alborán, Vanesa Martín, Manuel Carrasco y Guaco?

-Con Pablo llevábamos mucho tiempo intentando coincidir en algún concierto, hacer algo juntos. Sé que él ha hecho en sus directos algunas canciones mías y siempre coincidía que cuando él estaba en Madrid yo estaba por aquí en Andalucía, siempre era como detrás el uno del otro y nunca era posible. Y bueno, estaba él grabando el disco y estábamos nosotros también en proceso de grabación y nos mandó un trocito de una canción que él ya no iba a hacer en su disco. Le pedimos que nos la diera y la cantara con nosotros y ha quedado una maravilla. Es un tema compuesto por él, se llama La mudanza y es súper bonito. Y con Vanesa, igual. Sé que a ella le gusta lo que hago y a mí me encanta lo que ella hace. Tenemos una admiración mutua. Con ella ha pasado igual: siempre hemos intentado hacer algo juntitas y se ha dado la oportunidad ahora. Vanesa, que también tiene una personalidad como muy marcada, que cante lo que cante se nota que es ella... Está fantástico. Y con Manuel, lo mismo: me encanta él, cómo transmite, cómo llega directo al corazón. Luego, con los Guacos ha pasado igual. Ellos son venezolanos, en las nominaciones de los Grammy hemos estado juntos varias veces y, cuando me veían me decían: "a ver si hacemos algo juntos, a ver si cuadra".

-¿Habrá alguna posibilidad de veros juntos en el escenario durante la gira?

-Creo que sí, tenemos que hacer algo juntos seguro. Si no yo con ellos, ellos conmigo. El tema tendremos que hacerlo en algún momento para que la gente lo pueda ver. Ojalá que sea prontito y que cuadren también las fechas. Creo que ahora los artistas estamos como más unidos. Esto de las redes sociales puede tener una parte que a lo mejor no es tan positiva pero creo que nosotros estamos más unidos porque nos enteramos verdaderamente lo que hace uno y lo que hace otro. Es algo directo. Antes tenías que seguir mucho a un artista y gustarte mucho para saber lo que estaba haciendo pero ahora con el tema de las redes sociales estamos al día, es un cotilleo absoluto. También te enteras de las cosas buenas, de todo lo positivo que le está pasando a un compañero tuyo y eso te da alegría.

-¿Cómo ha sido el proceso de creación para el disco?

-Al final esto es siempre igual. Cuando una termina de grabar tiene su momento de relajarse un poquito, de estar en familia, y ya se empieza. Se hace de forma natural y te lo va pidiendo un poco el cuerpo. Desde que estoy con Chaboli, que componemos los dos juntos desde el disco de María -estamos hablando del año 2002-, estamos trabajando juntos y bueno, como vivimos juntos también -lógico porque es mi marido- pues estamos ahí siempre, criando y sacando cositas. Él siempre está con su guitarra en la mano, con su piano cerca, y creo que sale siempre de una forma natural. Al final vas expresando un poquito el momento por el que estás pasando, y creo que éste es fantástico, la verdad. Acabo de cumplir 40 años, éste es el décimo disco y tengo la sensación de haber hecho muy poco, de estar empezando, o será que empiezo a saborear más lo que hago. Cuando eres más jovencita lo vives todo muy intenso pero muy deprisa y sin pararte en las cosas. Y ahora empieza una a pararse un poquito en todo y a disfrutar verdaderamente de esta profesión que es maravillosa.

-¿Con qué se queda de esos más de veinte años de experiencia?

-Es muy difícil quedarme con algo, pero bueno, si tengo que elegir me quedo con la posibilidad de haberme rodeado siempre de los mejores. Dentro del flamenco he estado con los mejores y dentro de la música en general también he tenido mucha gente que ha colaborado o que ha tocado en algunos de mis discos. He trabajado con gente de Londres, de Latinoamérica, con cubanos... con muchísima gente, y considero que es lo mejor de la música. Entre ellos están Juan Luis Guerra, Carlos Santana, Rubén Blades, Alejandro Sanz... Yo creo que he tenido la posibilidad de conocer y de tratar a los mejores, musicalmente hablando, y creo que eso es lo más bonito que puede tener una artista: admirar a gente y que esa gente a su vez te admire a ti y quiera hacer cosas contigo. Eso no tiene precio.

-La música avanza por distintos estilos pero el flamenco siempre está ahí, ¿cuál es su futuro?

-Yo creo que es bueno, porque el flamenco es pureza y es transmitir, y la vida da muchas vueltas pero al final lo que queremos y lo que buscamos todos es la emoción. Hay momentos para todo y el flamenco tuvo su momento de mucha gloria. Creo que después de la muerte de Camarón hubo una ola grande en la que la gente empezó a descubrir lo grande que era este artista. Es como que coge un aire y luego afloja y tira más para el rock o tira más para el momento en el que está hora, la movida del reguetón, de rapear... Pues bueno, eso son momentos que es lógico que tienen que ir pasando, como la moda, ¿no? Cuando se lleva la campana, se lleva el pitillo... No sé, pienso que eso es normal. Pero como tú bien dices, el flamenco siempre está ahí, porque el flamenco es una música para mí que se distingue del resto por eso, ¿no? Porque el flamenco al final es una música que emociona muchísimo a la gente y transmite mucho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios