Cuatro premios gracias a novillos nobles y con juego en Montilla

  • Solano González, Israel de Córdoba e Iván de Aguilar salen con premios del festejo

Buena la novillada enviada por los hermanos Lozano a Montilla. Correctamente presentada y de buen juego en líneas generales. Actuaron los novilleros con picadores Solano González e Israel de Córdoba así como el becerrista Iván de Aguilar. El primero de los actuantes, Solano González, volvía a su tierra tras el triunfo de la Feria del año pasado. En su primero, un novillo con nobleza y temple, cuajó un trasteo de tono irregular en el que sobró la aceleración y la falta de colocación logrando una oreja. A su segundo, un sobrero con problemas de visión, le logró sacarle más partido del se preveía por la brega de su peón Fernando Tello. Los de plata también son toreros. Terminó siendo aplaudido tras un aviso.

Israel de Córdoba mantuvo la tónica de sus últimas actuaciones en sus dos novillos. Sobresalió la faena a su segundo en el que descolló cuando se centró en el toreo al natural y los adornos. El diestro mató de una estocada que, por sí misma, ya valía una oreja. El novillero le cortó un apéndice a su primero al igual que al segundo, con petición de un segundo trofeo por parte del público.

El novillero sin picadores Iván de Aguilar mostró ayer que evoluciona de forma ascendente. Sus faenas tuvieron vibración, sentido y, sobre todo, magnífica disposición. Tiene, no obstante, el defecto -de momento, un pecado venial- de ahogar en demasía los terrenos de sus oponentes. Por ello, en la suerte suprema entra a matar muy en corto lo que le hace salir comprometido de la suerte pinchando o colocando los aceros de forma incorrecta. Al estar en los inicios de su carrera, estos defectos son subsanables. Ovación en el primero y oreja en el segundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios