Por praderas de algodón dulceCon el oído afinado en los 80El veterano y sus contrastesEl prometedor porvenir

Producido por Sean O'Hagan (High Llamas), quien no se resiste a la tentación de colgarse la guitarra y tocar algunos teclados, y con invitados de tanto empaque como Bonnie Prince Billy (¡cantando en francés!), el debut en largo de Soy un caballo (belgas, pese al nombre en español) sirve a Thomas van Cottom y Aurélie Muller para tejer un atractivo álbum de delicadas hechuras en el que un cierto regusto folk alterna protagonismo con leves pespuntes electrónicos, melodías de algodón dulce y juegos vocales de efectos enternecedores. Y todo ello, sin empalagar.

Licenciado en España con un importante retraso respecto a su fecha de edición original (agosto de 2006), Ichi go ichi e, debut en largo de The Sound Movement, parece trasladar la escucha a aquella otra década prodigiosa (los 80, claro) y más concretamente a aquel glorioso fuego cruzado entre Gran Bretaña, Australia y, en menor medida, Estados Unidos que nos dejó nombres como The Church, The Chameleons o The Comsat Angels, por citar sólo tres de una abultada lista. ¿Revival? Sí, pero también grandes canciones. Y nunca es tarde si la dicha es buena.

Personaje de hechuras históricas -dicho sin el menor riesgo de exageración- bien desde las filas de Fairport Convention o en sus proyectos con nombre propio, a Richard Thompson, venerable maestro del revival folk británico de finales de los 60 e impulsor de su reubicación en los parámetros del folk-rock, le renace la filiación rockista y le sale un álbum no por indignado con la estupidez de este mundo -el hartazgo, Lester...- desprovisto de las dosis de comprensión necesarias para la supervivencia. Clásico y clasicote, pero definitivamente conmovedor.

Precedido por la fulgurante trayectoria de sus artífices en diversos concursos nacionales e internacionales -lo cual da pista sobre lo eficaz de su directo-, Forthcoming Science Theory, debut de los sevillanos The Baltic Sea, despliega sin complejos el amplio muestrario de referencias manejadas por el grupo. Eso provoca quizás una cierta dispersión en el conjunto -querer abarcarlo todo hace que la unidad se resienta-, lo cual no resta interés al valor de sus canciones por separado. Ahí está A Song For Everyone (paradójico título) para demostrarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios