El piojo que vive y deja vivir

La programación infantil de Gran Teatro ofreció el domingo al público más joven La vida de un piojo llamado Matías, obra de títeres de la compañía El Espejo Negro donde Matías, un piojo anciano, cuenta a su pequeño nieto la historia de su azarosa vida. Desde que nació tuvo que abrirse paso en su peludo mundo: aprendió a buscar alimento; a defenderse de peligros como las inundaciones, huracanes, dedos gigantes y otros piojos que le trataban como un invasor; a que escapar de la tiranía y la esclavitud. Aunque en la vida de un piojo todo no son adversidades: también conocerá la amistad, la alegría y el amor. El mensaje que nos hace llegar este simpático piojo es un lema de sobra conocido: "Vive y deja vivir" en un mundo donde la violencia y la obsesión por acaparar motivan nuestros actos.

La manipulación de las marionetas, el trabajo vocal y la interpretación del actor y las dos actrices del espectáculo son impecables. Los elementos que conforman la escena, la iluminación, proyecciones, música y efectos generan la ambientación idónea para cada momento y no permiten que el público pierda la atención sobre lo que ocurre en escena, algo muy complicado cuando se trabaja para un público tan exigente y sincero como el infantil.

Ángel Calvente, fundador y director de El Espejo Negro, ha revolucionado el trabajo con títeres. Su estética original y su humor canallesco han logrado cautivar al público adulto de nuestro país y parte del extranjero. Y ha conseguido eliminar la etiqueta de infantil del teatro con títeres. Esta es la primera vez que se embarca en un espectáculo para público más pequeño. Agradecemos su incursión y confiamos en que repita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios