"Me hubiera pensado dos veces escribir sobre el humor en el Corán"

  • Jubilado recientemente de la notaría, Casimiro García busca grietas de humor en el tremebundo Antiguo Testamento

"Los notarios somos serios, pero no necesariamente aburridos, y muchos menos tétricos". Casimiro García ha pasado de la alegría de autorizar escrituras de cancelación de hipoteca (eso sí es un milagro) a mostrar con ironía diversos pasajes del Antiguo Testamento. En resumen, humor en terrenos poco propicios.

-¿Qué se propuso al escribir este libro?

-Rebajar la desazón que la lectura del Antiguo Testamento produce en el lector contemporáneo, tan escurrido de tiempo como enganchado a temas más gratificantes, brindándole al mismo tiempo una versión extractada, y a la vez amable, del relato sagrado. Por supuesto que la historia de Israel no es una divertida excursión de fin de semana. Las calamidades se dan cita en la Biblia en una proporción que espanta incluso al lector más morboso. Y es una pena, ya que el mensaje bíblico es sublime si se le poda de tanto sufrimiento. Aquí también los árboles no dejan ver el bosque. Y el bosque bíblico es esperanzador por los ejemplos de fe que pregona, porque enaltece el espíritu frente a la materia, por abrir caminos al pensamiento creador, por las enseñanzas de sus proverbios y sentencias.

-¿Cómo se le ocurrió escribir sobre el humor en la Biblia?

-Porque se trata de un tema que no ha recibido la suficiente atención. Además, estimulado por las palabras de Benedicto XVI: "Dios posee un agudo sentido del humor, humor que forma parte esencial del gozo de la Creación". Son palabras que suponen el espaldarazo eclesiástico a la figura del humor y a la literatura que lo difunde, la cenicienta de los géneros literarios.

-¿No teme la reacción airada de algún ultra religioso?

-Los extremistas religiosos, en especial los islámicos, no se andan con bromas. Así que me hubiera pensado dos veces escribir sobre el humor en el Corán, por poner el ejemplo más a mano.

-Con la fama de serios que tienen los notarios, ¿cómo se enfrascó en buscar humor en la Biblia?

-Los notarios somos serios. Pero no necesariamente aburridos, y muchos menos tétricos. Cierto que redactar el testamento de un moribundo no es un acto divertido. Pero, ¿y la alegría que proporcionamos autorizando escrituras de cancelación de hipoteca, por poner un ejemplo? A modo de resumen, decir que tan absurdo es creerse a pie juntillas todo lo que dice la Biblia, como rechazarlo por inverosímil al no haberse acreditado su veracidad científicamente.

-¿Es su primera incursión en el mundo de las letras?

-No. En mi juventud gané algún premio literario y ejercí de gacetillero en una revista universitaria. Y, durante los cincuenta años siguientes, mi producción ha sido ingente. Cientos de volúmenes que integran unas vastas obras completas: los protocolos autorizados en ese tiempo, aunque el secreto profesional impide su publicación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios