Un nuevo libro recoge cinco cuentos inéditos de Labordeta

  • El volumen 'Paisajes queridos' muestra al escritor aragonés en "estado puro"

Cincuenta años después de haber sido escritos, cinco cuentos inéditos de José Antonio Labordeta, rescatados del olvido por su viuda, Juana de Grandes, tras su muerte en 2010, saldrán hoy a la venta en un libro titulado Paisajes queridos, que muestra al escritor aragonés en "estado puro".

Este "libro objeto", como lo definió Juana de Grandes, presidenta de la Fundación José Antonio Labordeta, reúne cinco cuentos inéditos que su marido escribió e ilustró en su primera etapa como escritor entre los años 1961 y 1962. Saldrá hoy a la venta en las librerías después de que la fundación los haya rescatado con las ilustraciones que el autor aragonés dibujó en tinta roja para cada una de las portadas de sus cuentos.

Su viuda explicó que encontró la obra con su título Paisajes queridos en una clásica carpeta vieja y azul, donde estaba guardada en orden, como "si estuviera preparada para ir a la imprenta". "Me quedé perpleja porque realmente yo no tenía noticia, porque lo escribió soltero, cuando vivía en Buen Pastor, y durante 50 años ha vivido con nosotros y nadie lo había rescatado, ni siquiera él", comentó.

Tras leerlo atentamente, Juana de Grandes vio tras esas páginas a un José Antonio Labordeta "en estado puro" y, por lo tanto, una obra de gran interés, algo que confirmaron también tanto Luis Ballabriga, quien ordenó y trabajó los papeles de Labordeta, como Antonio Pérez Lasheras, autor del prólogo de este libro de 122 páginas editado por Gato Negro.

Con un estilo telegráfico, casi impresionista, Paisajes queridos esconde cinco relatos (Margarita la tonta, El tajo, Paisaje querido, Bienvenido y La isla arrancada) que describen una realidad trágica y miserable, protagonizada por gentes que viven tiempos sórdidos y difíciles.

Para Juana de Grandes, los relatos son "muy labordetianos" porque son historias de guerra, "nunca de trincheras", centrados en los civiles, en las personas que se quedan en los pueblos tras el desastre.

Aunque no lo nombra en ningún momento, De Grandes reconoce, en cuatro de estos cuentos, el paisaje destruido por la guerra de Belchite que desvelan también a un escritor joven, que escribió su primer poema con diez años y su primer cuento a los 15 y cuya vocación literaria mantuvo toda su vida. En este volumen aparece también una nueva faceta como ilustrador del ya polifacético Labordeta, que ilustró las portadas con dibujos esquemáticos, siluetas en las que se adivina una situación y que han quedado recogidas también en la publicación. "Ya no volvió a dibujar más", apuntó su viuda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios