La nueva piel del alma

  • Abandonando su pasado 'techno', Jamie Lidell se reinventó como cantante 'soul' en 'Multiply' · Ahora repite con 'Jim'

Ex integrante junto a Cristian Vogel de aquel celebrado dúo de techno experimental llamado Super_Collider, al británico Jamie Lidell le bastó un disco en solitario, Muddlin Gear (2000), para cambiar de dirección, sacudirse la etiqueta de músico electrónico y enfilar su carrera como compositor y cantante de... ¡soul!

En una maniobra sorprendente por inesperada, Multiply (2005) lo devolvía al panorama despojado de su anterior identidad y reconvertido en singular soulman, rol en el que parece sentirse a gusto y en el que reincide con esta nueva entrega.

Jim, conviene decirlo cuanto antes, corre el riesgo de quedar encuadrado en el actual revival que el género experimenta, aunque afortunadamente Lidell se distancia en él del mero revisionismo no sólo gracias a la decena de espléndidas canciones que nos regala -lo cual siempre contribuye a que el revival resulte menos irritante-, sino porque además tantea territorios colindantes -el funk sofisticado a lo Stevie Wonder en la brillante Figured Me Out; el rhythm&blues rockerizado en la arrolladora Hurricane...- y enfrenta la producción esquivando lugares comunes -en All I Wanna Do, baladón soul en toda regla, el protagonismo instrumental recae en una guitarra acústica-.

Rodeado de amigos -Peaches, Gonzales, Nikka Costa...- y contento en su nueva piel, lo cierto es que a Jamie Lidell le ha salido un disco verdaderamente disfrutable por los nuevos y viejos seguidores del género.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios