Una noche plena de MPB en EP y SC

Caetano Veloso era un cachondo. Al conocer en profundidad las habilidades de Djavan acuñó "djavanear" para expresar la fuerza e intensidad de la particularmente frondosa visión de la música popular brasileña que esgrimía el músico de Alagoas. Todo un cumplido viniendo de semejante figura. Y es en ese profundo bosque en el que nos metió Djavan en la Axerquía.

Describir a estas alturas el magnetismo que envuelve a los sones brasileiros parece pecado e incluso frivolidad. En Djavan todo se dispara. Sobradamente ensalzados, y no siempre bien conocidos, los ingredientes que este músico utiliza en sus desarrollos fusionan con pasmosa naturalidad las raíces populares de la música de su país con sofisticadas habilidades, sin olvidar una impresionante riqueza sonora con la que envuelve cada pieza, y que tira lo mismo de ritmos africanos y afrocaribeños que de otros resortes como el jazz, el pop, funk, rock y R&B. A partir de ahí todo vale, sin preocupaciones, medidas ni obsesiones. Además, con Djavan hay un componente añadido que se refiere a la espiritualidad, al buen rollito, a la emoción de emocionar… Su concierto mencionó la amplitud de miras de sus influencias, desde Luiz Gonzaga, rey de Baiao (música de su región), hasta los Beatles, el jazz, el flamenco, la música de Río de Janeiro, la africana, el folklore alagoano y pernambucano..., todo ello teniendo como base la singular construcción melódica que el artista hace de sus canciones, su capacidad para empatizar con el público y permanecer en la memoria musical colectiva.

Puntual y con una banda rotunda en la que para más señas tenía colocados dos hijos, comenzó interpretando piezas como Aurora/joaninha, Eu te devoro, Delirio dos mortais, Un amor puro…, y así hasta una veintena de una lista que chequeó su larga carrera y atendió a su última grabación. No faltaron ni un sabroso medley, ni una versión de la camaroniana La leyenda del tiempo (se confiesa enamorado del flamenco), ni estrellas como Faltando un pedazo, Boa noitte o Azul.

Djavan ni siquiera se somete a la etiqueta de "fusión" y se deja tentar más por la de "diversificación", que es como un paso por delante de todos, o tal vez en paralelo, distinto en cualquier caso. Una noche plena de Musica Popular Brasileña (MPB) en estado puro (EP) y sobradamente contagiosa (SC).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios