En un mundo de carceleros

Entre la avalancha de novedades que ha llegado últimamente a librerías se esconde Gonzo. La historia gráfica de Hunter S. Thompson, una absorbente novela gráfica sobre el célebre escritor, periodista y provocador estadounidense, servida con la elegancia habitual de 451 Editores. Y digo "se esconde" porque la virguería en cuestión ha sido realizada por dos recién llegados al medio, Will Bingley y Anthony Hope-Smith, dos desconocidos que hacen gala aquí de una enorme madurez narrativa, con un fenomenal y llamativo uso de la elipsis y el montaje.

Escrita con convicción y dibujada con firmeza, Gonzo acerca al lector la vida y milagros del malogrado autor de Miedo y asco en Las Vegas: un viaje salvaje al corazón del sueño americano, ídolo contracultural e icónico representante del periodismo Gonzo. Y lo hace con devoción e inteligencia, esto es, traspasando los tópicos y lugares comunes y seleccionando un puñado de anécdotas sabrosas y significativas de una biografía ya de por sí cargada de sabor y significado. Thompson (1937-2005) practicó la subjetividad en sus crónicas, sabedor de que una sola gota basta para describir el océano, y de tanto juzgar la realidad acabó irremediablemente juzgándose y condenándose a sí mismo. Esta es la lúcida conclusión de un libro que halla en la infancia del escritor, en su pasmoso enfrentamiento con unos agentes del FBI cuando apenas contaba nueve años, el punto iniciático de su insólita vida. "En un mundo de carceleros", dice Thompson, "ninguna verdad puede atrapar a un mentiroso sincero".

Entre aquel precoz arranque de rebeldía y la claudicación final discurre la hipnótica historia de este cronista de la América de fin de siglo, un lugar sucio, violento, contradictorio y muy, muy divertido, que se asemeja abiertamente al mundo.

Will Bingley, Anthony Hope-Smith. 451 Editores. 180 páginas. 19,50 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios