Las jóvenes cantantes británicas reinan en la escena del pop

Siguiendo la estela de Amy Winehouse, jóvenes artistas británicas como Duffy, Adele y Kate Nash reinan en las actuales listas de éxitos y conquistan el mercado mundial, como en su día hicieran The Beatles, las bandas punteras del britpop o las Spice Girls.

Es tradición que el sonido británico infecte al resto de Europa y del mundo gracias a una poderosa industria y a su buen hacer a la hora de exportar a sus estrellas, que además crean tendencia. Tan en serio se lo toman en las islas que existen instituciones como la Brit School de Croydon (Londres), escuela gratuita dedicada a las artes visuales, la danza, el teatro y en especial la música, de la que han nacido los últimos talentos del país, entre ellos The Feeling y The Kooks.

De sus aulas también surgen las nuevas chicas del pop británico: Duffy, Amy Winehouse, Adele, Katie Melua y Kate Nash, punta de lanza de la nueva conquista británica y de las que el semanario New Musical Express ya insinúa la posibilidad de que juntas formen un supergrupo.

La presencia diaria de Amy Winehouse en los tabloides y demás publicaciones amarillistas no ha impedido (incluso ha colaborado) que la esforzada producción de Mark Ronson y el carisma vocal de la cantante conviertan el álbum Back to black en uno de los más exitosos en los últimos años, con cinco premios Grammy como aval.

La galesa Duffy no se queda atrás y al ritmo de Mercy, el sencillo que ha supuesto su debut discográfico, se hace notar con similares referentes a los de Winehouse, las divas de la década de los 60, que también perviven en las grabaciones del resto de sus compañeras.

"Olvidad a otras cantantes británicas. Para hablar de Adele hay que pensar en Aretha (Franklin) o Dusty (Springfield)", apunta el suplemento cultural de The Guardian. La cantante, sin embargo, fue expulsada de la Brit School por no cumplir la expectativas de calidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios