Las jornadas concluyen con el envite de repensar el proyecto de Capitalidad

  • Los participantes en la última sesión de 'La invención de las ciudades' coinciden en que hay que buscar una nueva metodología que incluya la participación de más actores sociales de la ciudad

Comentarios 9

Los asistentes a la II conferencia europea La invención de las ciudades, que concluyó ayer en la Casa Ciudadana, coincidieron en la necesidad de replantear el programa que Córdoba elabora en estos momentos como candidata a la Capitalidad Cultural de 2016, especialmente en el caso de la introducción de nuevas estrategias y la inclusión de un mayor número de colectivos locales.

Los colectivos artísticos y sociales representados en la última sesión abogaron por la necesidad de iniciar un proceso que mejore las estructuras de participación ciudadana, y para ello señalaron el establecimiento de una metodología como la clave fundamental. "Cualquier estrategia local debe responder a las necesidades locales", señaló César de la Torre, coordinador del área de Globalización y Ciudadanía y miembro del Consejo Local de IU.

"Los grupos nativos han de sentirse reconocidos en el objetivo común que supone la Capitalidad", sin embargo, "una parte importante de este sector es ajeno a lo que representa este gran evento", aseguró de la Torre. A su parecer no se ha contado con las bases sociales de cara a definir la estrategia a seguir para conseguir esta meta. De la Torre invitó a reflexionar sobre la poca empatía y entusiasmo que se percibe en la calle para alcanzar el reto en 2016. Esto se debe en cierto sentido a que las iniciativas culturales tienden a desarrollarse en el centro de la ciudad y olvidan a la periferia.

Los artistas locales, por su parte, representados por el colectivo Creadores Invisibles, aseguraron que "la Capitalidad que se está forjando por ahora" no les gusta. No están de acuerdo en el ideario diseñado en torno a la cultura ya que las políticas culturales participativas insisten en una inercia, optimización de recursos y festivalización. "Para construir una Capitalidad Cultural no olvidemos que la creación local" es un punto que no puede olvidarse.

Entre las reflexiones que se vertieron en esta última mesa de trabajo también destacó la de Franco Bianchini, catedrático de Política Cultural de la universidad Metropolitana de Leeds. Éste indicó que "hay que explicar al resto de Europa por qué Córdoba debe ser Capital Cultural". Entre los aspectos que se deben impulsar en el proyecto, Bianchini subrayó la inclusión de la herencia del conocimiento de los mayores a los jóvenes, ya que la población europea envejece a un ritmo acelerado y para el año 2016 el número de ancianos habrá aumentado considerablemente.

El profesor también resaltó que "hay que promover más el diálogo con los países árabes, que no musulmanes", y añadió que "algo que hemos perdido es el respeto a las ideas árabes". La última idea novedosa que dio Bianchini es incorporar el aspecto del cambio climático al programa, ya que "ésta es una de las zonas que más va a sufrir el calentamiento global".

Por otra parte, Antonio Molina, uno de los organizadores de la conferencia, dijo que podía ser interesante crear una reflexión sobre si con el proceso que está llevando a cabo Europa se va a sentirse representada en Córdoba. "¿Quiere Europa verse en el reflejo de Córdoba y cómo quiere verse?", expresó Molina, que añadió que "este proyecto es muy bonito, pero tiene que verse una Córdoba real, no una Córdoba inventada en la que no se sientan representados los cordobeses".

Otras propuestas que se hicieron en la mesa redonda (en la que participaron Sara Gónzalez, Francisco Nieto, Franco Bianchini, Armando Silva, César de la Torre y Beatriz García, entre otros expertos) para incluir en el plan hacia el 2016 son el fomento de la ciudad como la única capital de provincia gobernada por la izquierda y la primera en incorporar el sistema de presupuestos participativos porque son dos puntos que resaltan la singularidad de Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios