La incertidumbre atenaza Hollywood ante la falta del convenio de actores

  • El día 1 de julio ha marcado el final del contrato vigente que regía las relaciones entre intérpretes y productoras, así como del plazo ordinario de negociaciones para su renovación

La amenaza de huelga atenaza Hollywood a pesar de que los actores y estudios apostaron por mantener la calma y continuar el trabajo al amparo del caducado convenio colectivo horas después de que expirase su vigencia.

El 1 de julio ha marcado el final del contrato que regía las relaciones entre intérpretes y productoras, así como del plazo ordinario de negociaciones para su renovación sin que se alcanzase un acuerdo entre el sindicato mayoritario, Screen Actors Guild (SAG), y la industria.

En un último intento por desbloquear una situación que ha dejado al sector en suspenso, los representantes de los estudios, la Alliance of Motion Pictures and Television Producers (AMPTP), presentaron una propuesta definitiva con aspecto de ultimátum en la tarde del lunes.

"Nuestro sector está ahora en una huelga 'de facto'. La producción cinematográfica está virtualmente parada y la televisiva seriamente amenazada. Presentamos esta oferta final en un esfuerzo para que todo el mundo vuelva al trabajo", informó la AMPTP en un comunicado.

Desde el SAG se acogió con escepticismo ese ofrecimiento sobre el que aún no han respondido oficialmente, aunque el jefe negociador del sindicato, Doug Allen, anticipó, tras un primer análisis, que "parece que no satisface las cuestiones que importan a los actores".

La AMPTP aprovechó para hacer público su hartazgo por la demora de las negociaciones y acusó al SAG de prolongar las conversaciones sin voluntad de llegar a un acuerdo y con la intención de forzar una situación límite que les permita exigir mejores condiciones.

El documento presentado por las productoras iguala los compromisos alcanzados con otros cuatro sindicatos de actores, entre ellos, el segundo en número de afiliados, el American Federation of Television & Radio Artists (AFTRA), que a juicio del SAG es insuficiente.

De hecho, los representantes del SAG pusieron en marcha una campaña para desacreditar el acuerdo del AFTRA con la industria para que sus miembros -miles de ellos pertenecen a las dos organizaciones- votasen en contra en la consulta de aprobación que concluye la próxima semana.

El 8 de julio está previsto que se conozcan los resultados de este referéndum, que, en caso de ser contrarios al contrato del AFTRA, supondrían un espaldarazo a la posición del SAG que podría sentirse en disposición de llamar a la huelga.

El SAG necesita el apoyo del 75 por ciento de sus afiliados para sacar adelante un parón en el sector.

El sindicato mayoritario y la AMPTP se reunirán nuevamente el 2 de julio en un encuentro que a juicio de la industria tendrá sólo como finalidad responder las dudas del SAG sobre la última propuesta y no servirá para continuar negociando.

Mientras se despejan las incógnitas del nuevo convenio, ambas partes hicieron un llamamiento a la tranquilidad en Hollywood y pidieron que se continuase trabajando de acuerdo al marco establecido por el anterior contrato, una situación de calma que se puede romper en cualquier momento.

La nueva oferta de la AMPTP supondría 250 millones de dólares (158,3 millones de euros) más de ingresos para los actores en los próximos tres años, aunque no cumple con las expectativas del SAG con respecto a los beneficios derivados de los nuevos formatos de difusión, ni dobla los réditos que reciben por la comercialización en DVD.

Si finalmente los representantes del SAG decidieran no aceptar la última propuesta de la AMPTP, los estudios podrían legalmente imponer sus condiciones, lo que dejaría al sindicato una única salida: la huelga.

Ante esta tesitura, los productores ya adelantaron en su página web que un plante de los actores tendría unas consecuencias económicas "enormes".

"Los miembros del SAG perderían 2,5 millones de dólares (1,58 millones de euros) al día en salarios. Los otros sindicatos -con menor número de afiliados- no ingresarían 13,5 millones de dólares (8,5 millones de euros) diarios y se dañaría la economía de California a un ritmo de 23 millones (de dólares, 14,5 millones de euros) por jornada", afirmó las productoras de la AMPTP.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios