Un homenaje al obispo del pueblo

  • La exposición 'Fray Albino. Vida y obra' recuerda la labor pastoral y social del prelado dominico que ocupó la diócesis de Córdoba desde 1946 hasta 1958

"Para que los mayores recuerden y los jóvenes conozcan" la figura del obispo Fray Albino, la Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio Público Fray Albino de Córdoba y la Fundación CajaSur inauguraron ayer una exposición que rememora la vida y obra de este prelado dominico que nunca abandonó el hábito de su congregación. Imágenes captadas por la cámara de Ricardo Rodríguez Sánchez, objetos que pertenecieron al obispo, planos de los proyectos acometidos en la ciudad bajo su impulso, un retrato de Pellicer y un busto realizado por Amadeo Ruiz Olmos constituyen un recorrido por sus años de pontificado.

Los documentos y objetos expuestos retratan tanto su faceta de hombre de fe como de persona preocupada por la situación social; desde su entrada en Córdoba en 1946 y su bendición a los fieles congregados en el Patio de los Naranjos en su recibimiento hasta sus últimas apariciones públicas y su funeral. Además, la muestra se complementa con frases de Fray Albino, como su principal lema, que preside la sala principal de CajaSur-Reyes Católicos: "Tenemos que hacer viviendas dignas para los cuerpos, templos para las almas y escuelas para educar a la infancia". Su actitud de preocupación y acción social asombró a Europa y América Latina, como recordó Juan Antonio Polo, presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos del colegio Fray Albino, en la inauguración.

"Al llegar a Córdoba lo primero que hice fue enterarme de su situación", escribió el obispo de Córdoba. Así empezó su labor en favor de los más desfavorecidos de la ciudad. Gracias a la Asociación Benéfica Sagrada Familia, fundada por el prelado en 1947, sus deseos de dar vivienda digna a los cordobeses que habitaban en chabolas se materializó. Así, en la exposición aparecen imágenes de la pobreza de ciertas zonas de la capital, de la construcción de casas en el Campo de la Verdad y en Cañero y planos de estos edificios. Su labor fue más allá. Bajo su pontificado "se centró en la Doctrina Social de la Iglesia, pero no fue un mero teórico", sino que trató de materializarla, como explicó ayer Juan José Asenjo, obispo de Córdoba. Por eso el pueblo de Córdoba "lo recuerda todavía con afecto, cariño y gratitud", añadió.

Fray Albino creó multitud de parroquias, ya fuera construyendo nuevos templos, como el de Santa Victoria, o restaurando iglesias, actividad que afectó a 16 de la capital y a 55 de la provincia. En las fotografías expuestas el obispo aparece junto a Franco en una visita a El Cerro, en un acto con el doctor Fleming o en una entrevista con Manolete. Entre los objetos que se exhiben aparece la llave de oro de Córdoba de Veracruz entregada al prelado, anillos que portó el obispo, su teja y bastón episcopal o su libreta de matriculación de la facultad de Filosofía de la Universidad de Berlín. La muestra permanecerá abierta hasta el 24 de enero en la sala de exposiciones Cajasur-Reyes Católicos, en horario de lunes a sábado de 19:00 a 21:00.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios