La extremeña Ada Salas gana el premio Ricardo Molina

Un libro confeccionado con "palabras palpitantes que van todas en la misma dirección: la emoción y la sinceridad", según uno de los miembros del jurado, Félix Grande, ha sido elegido ganador del premio poético Ricardo Molina en su decimoquinta edición. Se trata de Esto no es el silencio, de la poeta cacereña Ada Salas Moreno, que casualmente ayer se encontraba en Córdoba por su participación en el seminario de poesía de La Manzana Poética, que se ha celebrado esta semana. Salas, nacida en 1965 y que acumula varios premios de poesía, recibirá 12.000 euros y verá publicado su libro el próximo año en la editorial Hiperión.

Esto no es el silencio, según Grande (que formó parte del jurado junto a Pablo García Baena, Jesús Munárriz, Francisca Aguirre y Juana Castro), es un libro en el que "cada poema tiene su propia respiración, es un organismo vivo". "No estamos ante una acumulación de versos realizada con mayor o menor fortuna expresiva. El libro tiene un ritmo perfecto ", señaló el poeta y flamencólogo. La obra, que fue elegida ganadora por unanimidad frente a las otras 90 que concursaron, está compuesta fundamentalmente por poemas breves que reflejan el talento de Salas para el "despojamiento" y su "madurez expresiva". "Es una obra cargada de gravedad vital, en la que nada se toma a broma. Destaca en ella la relación de la autora con el lenguaje, su complicidad con las palabras para nombrar las emociones que estructuran a las personas, sobre todo a aquellas que conocen el dolor", indicó Grande, que compareció ante los medios junto al delegado de Cultura del Ayuntamiento, Rafael Blanco.

Ada Salas, que sucede a José Fernández de la Sota en el palmarés del Ricardo Molina (premio que en los últimos años también ha recaído en María Rosal, Elsa López y Francisco Gálvez, entre otros), es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Extremadura. En los años 1990 y 1991 impartió clases en la Universidad de Angers (Francia). En 1987 recibió el premio Juan Manuel Rozas de poesía por Arte y memoria del inocente, y en 1994 el premio Hiperión, en su novena edición, por Variaciones en blanco. En esta editorial publicó La sed, en 1997, y Lugar de la derrota, en 2003. Junto a Juan Abeleira tradujo en 1996, también para Hiperión, las obras de Robert Desnos A la misteriosa y Las tinieblas. En 2005 publicó el libro de reflexiones sobre la escritura poética Alguien aquí. Su obra ha sido recogida en antologías como Ellas toman la palabra (Hiperión, 1997), Poesía española reciente (1980-2000) (Cátedra, 2001) y La otra joven poesía española (Igitur, 2003).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios