Una exposición revisa en Madrid 1.500 años de la historia de Egipto

Los Reyes don Juan Carlos y doña Sofía inauguraron ayer la muestra Tesoros sumergidos de Egipto, expuesta en el antiguo Matadero de Legazpi hasta el 28 de septiembre y en la que se exhiben más de 500 piezas del imperio egipcio rescatadas del subsuelo acuático por el equipo del arqueólogo Franck Goddio, entre las que se encuentran estatuas de unos seis metros de altura y figuras que cuentan con más de 2.000 años de historia.

La exposición, que ya ha pasado por Bonn, Londres y Berlín, contará durante su estancia en Madrid con una nave de más de 4.700 metros cuadrados rehabilitada ex profeso para ella y cedida por el Ayuntamiento de la capital a la Fundación Hilti, organizadora del evento junto con el Instituto Européen d'Archéologie Sous-Marine.

A la entrada en el recinto, el visitante se sumerge en una tenue oscuridad y sonidos del fondo del mar que lo trasladan a la experiencia de bucear junto a los arqueólogos para hallar, maravillado, las piezas expuestas, los vídeos explicativos y las gigantofotografías del yacimiento.

El recorrido abarca cronológicamente los períodos de las últimas dinastías faraónicas de las épocas Ptolemaica, Romana y Bizantina, y hasta los inicios de la Islámica, dado que se extiende a lo largo de 1.500 años de la historia del antiguo Egipto, desde el año 700 a. C. hasta el 800 d. C.

Entre las piezas, destaca la estatua más alta hasta ahora descubierta en Egipto, la del dios de la crecida del Nilo y símbolo de fertilidad y abundancia, Hapi, que tiene unos 2.000 años de antigüedad y rivaliza con las colosales esculturas de granito rosa de un rey y una reina, con más de cinco metros de altura cada una. También está presente una cabeza del dios Serapis, con reminiscencias de Zeus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios