La conspiración de las apariencias

Muerte de un presidente culmina y agota una cierta tendencia de la no-ficción contemporánea. Hablamos del fake o falso documental como estrategia y revestimiento discursivo de ficciones que, desde The War Game, de Peter Watkins, a títulos más recientes como Zelig, de Woody Allen; This is Spinal Tap, de Bob Reiner; Forgotten Silver, de Peter Jackson; Very Important Perros, de Christopher Guest; Aro Tolbukhin, de Agustí Villaronga, o El otro lado de la luna, de William Karel, han buscado un plus de impacto realista, vocación crítica o la mera parodia en las socorridas, pautadas y efectivas formas del documental o el reportaje televisivo. El caso que nos ocupa busca hacer del medio el propio mensaje, proponiendo una reflexiva denuncia de la manipulación informativa en la era de la sospecha con el uso de sus mismas herramientas puestas ahora al servicio de una hipótesis ficticia de alcance sensacionalista: un atentado mortal contra el mismísimo presidente de los Estados Unidos, George Bush Jr., y sus consecuencias geopolíticas inmediatas. El británico Gabriel Range reconstruye minuciosamente esta suposición, tan cara a las teorías conspiratorias que tanto gustan en Estados Unidos, a la manera de un reportaje hiperrealista en el que se mezclan materiales de diversa procedencia, nobleza y texturas, ya sean escenas (brillantemente) falseadas como las del propio atentado, imágenes de archivo descontextualizadas (el entierro real de Ronald Reagan suplanta aquí al ficticio de Bush), imágenes de video-vigilancia o (falsos) testimonios de (falsos) personajes.

El conjunto, de calculado crescendo e indudable eficacia narrativa, nos conduce inevitablemente hacia la tesis y el mensaje deseados, dejando tal vez poco espacio para la ambigüedad en favor del efecto especulativo: alertar al espectador sobre los límites de las libertades civiles, poner de manifiesto la fragilidad de la justicia, desenmascarar las políticas del miedo generadas desde el poder y sus discursos, incluido el cinematográfico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios