Los comienzos de Franquin

El Spirou de André Franquin es una de las cumbres del tebeo franco-belga, una obra inmortal que ha acompañado a varias generaciones de lectores desde el primer encuentro del autor con el personaje en 1946. Como bien indica el texto de presentación de este primer Spirou y Fantasio Integral, que recoge páginas publicadas entre 1946 y 1950: "André Franquin no creó a Spirou, ni a Fantasio. Pero les dio alma. Columna vertebral, un trazo, un diseño. Un universo. Hay, claro está, un antes y un después de Franquin. Pero, sobre todo, hay un durante Franquin. Un periodo rico, generoso, extremadamente creativo, donde el personaje adquirió el rango de mito".

El tomo inicial de la colección recoge las aventuras El tanque (1946), La casa prefabricada (1946), Un farmacéutico espabilado (1946), La señora mayor (1946), La visita de San Nicolás (1946), La herencia (1946), Spirou en la playa (1947), Radar el robot (1947), Los planos del robot (1948), Spirou sube al ring (1948), Spirou monta a caballo (1949), Spirou y los pigmeos (1949), Los sombreros negros (1950) y Misterio en la frontera (1950), es decir, los primeros trabajos de Franquin con el célebre botones. Son episodios de un estilo embrionario, muy distante de la excelencia que alcanzaría posteriormente la serie, pero en las que se vislumbra claramente el genio: "En ellos se ve la despreocupación de una época donde se trabajaba al día para una revista, sin pararse a pensar en construir una obra. Donde uno divertía a su niño interior diciéndose que, quizá, también divertiría a los pequeños lectores. Eso produjo historias ligeras, frescas, alegres, llenas de sorpresas, donde aquí y allí se detecta el germen de una obra en proceso de encontrarse".

Esta joya ha conocido diversas ediciones en nuestro idioma, pero ninguna tan cuidada y completa como la que ahora nos ofrece Dibbuks, a color, en tamaño álbum, en orden cronológico de creación, con páginas inéditas, textos explicativos y documentos desconocidos. Una compra obligatoria para todos los amantes de la historieta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios