Andrés Suárez. Cantautor y Escritor

"A una canción la mentira le sienta bien"

  • El músico presenta 'Más allá de mis canciones', una obra en la que cuenta la intrahistoria de los temas que más le duelen, "los que fueron tan verdad que me hacen llorar todavía"

Andrés Suárez, ayer, en el bulevar del Gran Capitán. Andrés Suárez, ayer, en el bulevar del Gran Capitán.

Andrés Suárez, ayer, en el bulevar del Gran Capitán. / juan ayala

El cantautor Andrés Suárez (Ferrol, 1983) presentó ayer en la Feria del Libro Más allá de mis canciones (editorial Aguilar), una obra en la que recrea la intrahistoria de sus temas más conocidos, buceando en el origen de 15 publicados más tres inéditos. Suárez, que ha pasado de actuar en pequeños locales a grandes recintos como el Wizink Center o el Teatro Circo Price de Madrid, también está de gira con su último disco, Desde una ventana (Sony).

-¿De dónde surge el proyecto de escribir un libro?

En el libro no hice nada más que recordar fuerte algún beso y alguna despedida de mi vida, nada más"

-Primero de Gonzalo Albert, mi editor, que ya es amigo, pero también de otro gran amigo que se llama Víctor Manuel, autor de algunas de las canciones más hermosas que hay en castellano. Él me pidió el prólogo para su libro de memorias, Antes de que sea tarde, y era la primera vez que escribía algo que no fuera una canción. Estaba acostumbrado a crear algo que durase tres minutos; menos Extremoduro que tiene una de 32 que es Pedrá, el resto de las canciones duran tres minutos. Me vi capacitado para publicar algo que no necesitara rima y que no tuviera un encadenamiento temporal. La verdad es que no hice más que recordar fuerte algún beso y alguna despedida de mi vida, nada más.

-¿Cuánto tiempo estuvo trabajando en el libro?

-Decidí escribir el libro precisamente por el factor tiempo. Estuve casi un año parado, alejado de los escenarios porque estaba mentalmente muy cansado después de 80 conciertos. Ahí decidí cuidar el mimo y el tiempo de la palabra. Necesitas mucho tiempo, hay que corregir... La prisa y la palabra no pueden ir ligadas nunca.

-Con esta incursión en la escritura remite al tema de la fina frontera entre literatura y música.

-Literatura, música y también poesía. Me gusta aclarar que yo no soy poeta. Se me caería la cara de vergüenza si llego a la Feria del Libro de Córdoba y digo "hola, buenas tardes, soy poeta". No soy tanto. Soy escritor de canciones. ¿Dónde empieza la música, termina la palabra y se roza con la poesía? No lo sé, creo que todo se besa de manera horizontal y todo está ligado pero no necesariamente un escritor de canciones es poeta. Ni de broma. Es mi opinión. Joaquín Sabina para mí lo es y Serrat también, pero mi respeto a Neruda, Machado, Wilde, Elvira Sastre y los verdaderos poetas. Yo soy un aficionado a la poesía que escribe canciones.

-¿Cómo ha logrado trasladar las canciones a los relatos?

-Lo que hice fue, con el lenguaje poético que me quedaba, contar la verdad. Es decir, a una canción la mentira le sienta bien: cuentas el atardecer en una playa en Cádiz, que te enamoras y amanece... Pero luego está la intrahistoria, lo que no cuentas, la hora, el sabor del beso, el cómo perdí aquel tren voluntariamente... Realmente ahora lo leo y siento un poco de pudor porque tuve que hacer un diario público, unas memorias públicas a pesar de mi timidez. Lo que hice fue contar mi verdad y mi vida.

-Son entonces historias que no tienen cabida en las canciones...

-Absolutamente. Cuando le dije a mi editor que me daba pudor, que por qué iba a desnudarme tanto, me dijo "mira, hoy en día con un móvil lo que hayas dicho presentando una canción ya es para siempre". Y tenía toda la razón del mundo. Esas presentaciones las he trabajado un poco más y les he buscado una rima.

-¿Cómo hizo la selección de los temas?

-Los que más me duelen, las canciones que escribes llorando como el alzheimer de mis abuelos Rosa y Manuel, una despedida en La Caleta... Me marcaron tanto que la letra la hice del tirón, sin tachar nada; salió en tres minutos, lo que dura la canción. Eso es muy de verdad. Entonces, esas canciones que fueron tan verdad que me hacen llorar todavía, que me las creo, son las que pienso que te puedes creer tú.

-En el libro ha contado con amigos.

-Sí, con poetas de verdad; está mi gran amigo Téllez, Javier Ruibal, Luis García Montero, Benjamín Prado... Gente a la que amo por su amor a la palabra y por su verdad, porque son verdaderos maestros.

-¿Cómo está compaginando la promoción de Más allá de mis canciones con sus conciertos?

-Ahora mismo estoy haciendo gira teatral y presentaciones. No duermo pero soy feliz. Los fines de semana estoy con la gira Desde una ventana tour con la que, por cierto, debo venir a Córdoba, y a la vez hago una gira promocional del libro. También llevo la guitarra porque ya que hablo de mis canciones igual canto también.

-¿En qué momento se encuentra su carrera?

-Tengo mucho trabajo. Personalmente estoy bien, estoy en una etapa muy diurna, descansando por la noche, ya no voy a bares y me apetece mucho vivir este momento. Pero siempre miro al futuro y trato de compaginar esta gira tan extensa con la escritura de nuevas canciones. Tengo en mente un nuevo disco porque si me estanco en éste pensando que ya he vendido mucho, estoy acabado.

-¿Y nuevo libro?

-De momento nuevo disco. Y nuevo libro seguramente. Mi droga es la palabra y necesitaré escribir y publicar seguro pero como ahora no tengo tiempo, prefiero hacerlo cuando pueda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios