música

Una banda sonora desde Andalucía para Hollywood

  • El compositor sevillano Miguel Bezanilla se abre camino en la industria del cine y funda la empresa Divisi a 3

Miguel Bezanilla trabaja en una sesión con orquesta en Los Ángeles (EEUU). Miguel Bezanilla trabaja en una sesión con orquesta en Los Ángeles (EEUU).

Miguel Bezanilla trabaja en una sesión con orquesta en Los Ángeles (EEUU). / M. G.

La pandilla de intrépidas ardillas liderada por Surly se ve envuelta en una nueva aventura que la devolverá a la gran pantalla el próximo 12 de octubre. Operación Cacahuete 2. Misión: salvar el parque constituye el "comienzo oficial" del músico sevillano Miguel Bezanilla, quien, trabajando codo con codo con el compositor Heitor Pereira en Los Ángeles, ha realizado los arreglos musicales y la orquestación de esta segunda entrega del taquillero filme de animación canadiense.

Sin embargo, Bezanilla no debuta en el cine. Ya en su trayectoria se encuentra parte de la música original de Bastard Son of Hollywood -un filme indie que se estrenará en 2018-; la preparación de partituras e interpretación con viola para Please, Stand By (2017) -protagonizada por Dakota Fanning-; o la composición de la música adicional de la española Sucedió en Madrid (2015).

Un sevillano, un griego y un americano crean música de cine gracias a "la era Skype"

"Quizás es eso lo que me sigue enganchando de este arte, el ver cómo me llega una nueva escena de una película, hablar con el director sobre el significado que tiene para él, leer lo que me transmite la propia imagen y empezar, a partir de ahí, a resolver el rompecabezas de cómo transmito todo esto", explica emocionado el músico, quien tras una formación como compositor e intérprete de viola que le llevó a los escenarios con la Orquesta Joven de Andalucía, la ROSS y la West-Eastern Divan Orchestra, decidió especializarse en la composición para el audiovisual en el Columbia College de Chicago.

Es allí donde surge la idea de crear una infraestructura viable de música de cine desde Andalucía que "permita competir en precio y calidad con la oferta estadounidense", aclara el también compositor José Manuel Pérez, que desde Sevilla completa el trío musical de la recién fundada empresa Divisi a 3, junto a Bezanilla y Dimitris Mousouras. De esta forma, como si de un chiste se tratase, un sevillano, un griego y un americano -aunque solo sea a medias- crean música de cine gracias a "la era Skype", conformando un grupo de "profesionales que estamos en diferentes franjas horarias para que el flujo de trabajo pueda continuar cuando no nos podemos dar el lujo de parar para tomar un descanso", declara Bezanilla.

En la actualidad, este grupo de músicos multidisciplinares se encuentra en una "carrera por la confianza", ya que, según comenta Pérez, el papel que tienen como segundo de a bordo "no se reduce al de un copista, sino que se encargan de terminar el boceto que el compositor ha hecho y adaptarlo a la orquesta", por lo que este ha de depositar su obra en manos que le den seguridad. Asimismo, el equipo busca asentarse en sus tres focos de trabajo, donde ya cuenta con ventaja en Estados Unidos y Grecia -por contar con mayor volumen de encargos-, para poco a poco y "a pequeña escala" forjar en el futuro "un servicio de grabación en Andalucía, donde contar con una orquesta o con un grupo de solistas para unir fuerzas y abrirnos camino", sueña Pérez, quien al mismo tiempo se muestra consciente de la escasez de oportunidades en la industria cinematográfica andaluza. Sin embargo, las puertas parecen abrirse en Hollywood, donde "la música española está muy bien valorada".

"De la crisis también se abren oportunidades y podemos ofrecer cosas nuestras capaces de competir perfectamente en la industria cinematográfica estadounidense, tanto a nivel de músicos como de grabación. Pero queremos exportar que somos andaluces no solo en Los Ángeles sino aquí mismo, en España. Los primeros que tenemos que empezar a creer en el talento de nuestra tierra somos nosotros mismos, porque, si no, el que está enfrente no lo hará", sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios