El arquitecto Oscar Niemeyer muere a los 104 años

  • Discípulo de Le Corbusier, es el padre de la arquitectura moderna brasileña y premio Príncipe de Asturias. Brasilia es considerada su obra maestra.

El arquitecto brasileño Oscar Niemeyer falleció ayer a los 104 años de edad, en la medianoche española, confirmó a Efe una fuente hospitalaria.

El célebre arquitecto, quien permanecía ingresado desde el pasado 2 de noviembre en el Hospital Samaritano de Río de Janeiro, murió a las 21:55 hora local (23:55 GMT), precisó una portavoz del centro médico.

La salud de Niemeyer, considerado el padre de la arquitectura brasileña moderna, se había agravado considerablemente en las últimas horas y permanecía sedado y con respiración asistida.

El doctor que atendía a Niemeyer, Fernando Gjorup, certificó que el cuadro clínico del paciente se había complicado con una infección respiratoria.

Creador de los principales edificios públicos de Brasilia, Niemeyer fue ingresado en el Hospital Samaritano hace 33 días debido a dificultades para alimentarse e ingerir líquidos, pero su estado se agravó paulatinamente con dos hemorragias digestivas y una insuficiencia renal que forzó a someterlo a hemodiálisis.

El arquitecto perdió este mismo año a su única hija, Ana María, quien falleció a los 82 años en ese mismo hospital.

Niemeyer ha sido uno de los arquitectos más importantes del siglo XX y su última obra fue inaugurada en abril pasado en Brasilia, la capital que construyó de la nada entre 1957 y 1963.

Nacido en Río de Janeiro el 15 de diciembre de 1907 como Oscar Ribeiro de Almeida Niemeyer Soares Filho, se casó en 1928 con Anita Baldo, madre de Ana María y fallecida en 2004.

En 2006, con 99 años, contrajo matrimonio con Vera Lucia Cabreira, su secretaria de toda una vida y 39 años menor que él.

Su prolífica obra ha quedado marcada por la construcción de Brasilia, proyecto que dirigió desde la primera piedra, y por monumentales diseños regados en cinco continentes.

Brasilia está considerada su obra maestra y en 1987 fue declarada Patrimonio Histórico de la Humanidad por la Unesco.

Se graduó como arquitecto en la Escuela Nacional de Bellas Artes y en 1935 pasó al estudio de Lucio Costa, más tarde su compañero de aventura en la construcción de Brasilia. Sin embargo, quien le marcó como arquitecto fue el franco-suizo Le Corbusier, quien le introdujo en el ideario modernista. Con Le Corbusier, en 1947, se ocupó del diseño de la sede central de las Naciones Unidas en Nueva York.

Obra suya  es el Sambódromo de Río de Janeiro, que fue inaugurado en 1984 y desde entonces se convirtió en un templo de la samba y el carnaval.

Su obra estuvo marcada por la sensualidad de las curvas, pero también por la política y sus ideas comunistas. Histórico militante desde la clandestinidad del Partido Comunista de Brasil, no renegó nunca de sus convicciones.

En 1989, los odios que despertaba su estalinismo llevaron a unos desconocidos a destruir un monumento suyo recién inaugurado en homenaje a tres obreros metalúrgicos asesinados por los militares que gobernaron Brasil entre 1964 y 1985.

Uno de sus últimos trabajos en el Siglo XX fue el proyecto de la sede del Centro Cultural Internacional en Avilés (Asturias-España), conocido como Centro Niemeyer, inaugurado en 2010 y que causó polémicas por su ubicación, pues en principio se pensaba que sería construido en Oviedo.

Recibió numerosas distinciones durante su vida, como la medalla brasileña del Trabajo (1959), la Legión de Honor francesa (1980) y la Gran Cruz de la Orden Militar de Santiago de Espada (1994).

Ganó, entre otros, el premio  Pritzker de Arquitectura, del Instituto de Arte de Chicago (1988). En 1989 fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, que fue recibido por su hija Ana María, por el miedo atenazador que ya le causaban los viajes en avión y por el que casi no salió de Río de Janeiro durante los últimos años de su vida.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios