El XIV Festival de Benicassim cita a Leonard Cohen, Mika y Morente

  • Ciento cincuenta mil personas asistirán a los más de 100 conciertos programados

El Festival Internacional de Benicassim (FIB) cumple su 14ª edición, 14 años en los que cada encuentro es un fantástico viaje al sonido y la imaginación. Año tras año, artistas y asistentes de todo el mundo han reflejado su pasión por la música haciendo de él una cita realmente ineludible. Porque de lo que se trata es de ser parte de una experiencia completamente única, en plenas vacaciones frente al mar, sintiendo la alegría de un verano especial. Y es que el festival, que comenzó ayer y se desarrollará hasta el domingo (y que ofrece más de 100 actuaciones que reunirán a unas 150.000 personas) ya es un hecho cultural, un motor de iniciativas, propuestas y descubrimientos que sirve para vivir nuevas sensaciones.

En esta edición destaca el lujo de poder contar con Leonard Cohen, que actuará el domingo. El venerable cantautor canadiense dota este año a la cita valenciana de un punto de exquisitez que pondrá a prueba el juicio y la sensibilidad del público que cada año abarrota el Escenario Verde. Si a ello se añade la posibilidad real de dueto con Enrique Morente -que ese mismo día estará defendiendo su Omega junto a Lagartija Nick-, comprenderán que el último día del festival debería ir contando, a priori, con un hueco permanente en nuestra memoria musical.

Si bien es cierto que Leonard Cohen acapara la mayor parte de los focos de esta edición del FIB, no lo es menos que sin él estaría igualmente justificado el desplazamiento hacia el Levante. El retorno, tras más de 15 años de ausencia, de la influyente banda My Bloody Valentine, a los que toda una generación de aficionados no ha tenido la oportunidad de ver, constituye por sí solo otro motivo. El grupo comparte cartel esta noche con otra de las formaciones de personalidad más magnética. Es el caso de Mika, un joven de 23 años que con su primer trabajo se ha ganado el beneplácito de la crítica, que ya lo compara con el genial Freddie Mercury. Grace Kelly fue su primer sencillo y esta madrugada, junto a las playas de Benicassim, hará vibrar a los fibers con los temas de su CD Life in Cartoon Motion. Mika centra hoy la atención del FIB pues se ha erigido como el artista que puede atraer a un gran número de público en el Escenario Verde. Su exotismo y sus extravagancias se cotizan caros y su breve presencia en España han convertido a esta banda en una de las más esperadas.

El escenario principal estará marcado en buena medida por la veteranía de los nombres que lo componen. A los ya mencionados hay que unir los de Morrissey -satisfecho de su triunfo de 2006-, la mítica dama del glam, Siouxsie, o unos New York Dolls que el 7 de junio en Sevilla se mostraron singularmente pletóricos. Por su parte, y en otro emplazamiento, Tricky regresa para discutir a Portishead el trono de Bristol. Abundando en la negación de la ascendencia filobritánica del FIB, hay que destacar la presencia de figuras como Babyshambles o Chromatics.

La presencia nacional, aunque algo famélica, oferta nombres de alto interés, de La Casa Azul a los sorprendentes Manos de Topo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios