Welles, la aventura latinoamericana

  • Un nuevo archivo documental, compuesto por dos colecciones, y un libro recuperan la experiencia del director en Brasil y México en los años 40

Comentarios 0

Orson Welles fue a Brasil y México en 1941 y 1942 para realizar un documental de propaganda estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial, y retornó con una experiencia cinematográfica mucho más rica y controvertida. Los aspectos inéditos de estos dos años de filmación están retratados en un nuevo archivo sobre Orson Welles que se ha creado en la Universidad de Michigan, con materiales audiovisuales que abarcan medio siglo de su vida, y en un libro editado recientemente. "Welles fue el artista más cosmopolita del siglo XX", dice Catherine Benamou, directora del Programa de Estudios Latinos de la UM y autora del libro It's All True: Orson Welles' Pan American Odyssey, de la Editorial University of California.

"Su influencia se extendió a la cinematografía brasileña, la mexicana y la argentina", añadió. "Y como nadie antes, Welles intentó además establecer una comunicación, un vínculo cultural entre los propios países latinoamericanos que, en aquellas épocas, miraban cada uno para su lado, sin relacionarse con sus vecinos".

Peggy Daub, directora de Colecciones Especiales de la Biblioteca de la Universidad de Michigan, dijo que los archivos que cubren medio siglo de vida del cineasta, incluidos en cien cajas y parcialmente catalogados, son reveladores. "Ver las anotaciones manuscritas de Welles en las distintas versiones de guiones y borradores permite conocer las distintas etapas de su proceso creativo", agregó.

Benamou, que ha dedicado la mayor parte de su vida profesional al estudio de Welles, reunió para su obra documentación y entrevistas, así como materiales y fotografías inéditas conseguidas en viajes intermitentes durante dos décadas hasta los lugares más remotos de la filmación. La misión de Welles en Brasil y México era realizar un documental que mostrara que todo marchaba bien con los aliados latinoamericanos.

Pero Welles reveló imágenes y contenidos que disgustaron tanto al estudio cinematográfico RKO como al gobierno brasileño, que iban más allá de la percepción simple del Carnaval de Río de Janeiro.

Apartándose de los musicales producidos por Hollywood, Welles quiso contribuir al crecimiento de las industrias cinematográficas en Brasil y México con la introducción de nuevas tecnologías de color y el retrato de héroes populares como los Jangadeiros (pescadores del noroeste de Brasil que navegaban en pequeñas balsas) y los músicos de samba sin distinción de grupos étnicos.

Para su investigación de más de veinte años, Benamou consultó múltiples archivos, se entrevistó con familiares de Welles y supervivientes del filme y siguió cuidadosamente las rutas del equipo y colaboradores creativos del cineasta, en Brasil, México y Argentina. "Lo que más me marcó fue el contacto con los Jangadeiros de Fortaleza, los toreros de México y la visita a la Hacienda Punta de Jalisco, conservada como estaba durante el rodaje de la película Its all true en 1941", dijo.

El archivo lo componen dos colecciones, que incluyen correspondencia, grabaciones de programas radiales, filmes finalizados e inconclusos, libros, documentos de negocios y artefactos, entre otros. Algunos de ellos eran inéditos hasta ahora.

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios