Tomando impulso

En la trayectoria moderna de Flash, hay dos etapas que sobresalen muy por encima de las demás, y ambas están siendo recuperadas al mismo tiempo por ECC en tomos recopilatorios que deberían formar parte de la biblioteca de cualquier aficionado al género de superhéroes. La más antigua es la del guionista Mark Waid, cuya versión del velocista escarlata fue algo así como un oasis de calidad en medio de la convulsa década de 1990. Waid firmó un tebeo de los de toda la vida, sólido, variado e imaginativo, y asentó el universo del superhéroe trayendo a la serie otros corredores de la larga historia de DC (como Johnny Quick o el Flash original de la Edad de Oro) y añadiendo personajes de nueva creación como el joven Impulso, nieto del mismísimo Barry Allen. Este último había fallecido en Crisis en Tierras Infinitas, de modo que Wally West (antes Kid Flash) había heredado el traje y la responsabilidad de ser Flash, y Waid logró convencer a los lectores de que West era el héroe adecuado para su época. El tomo titulado Impulso ofrece el debut del personaje homónimo, así como enfrentamientos con Razer y Argus, entre otros. Se incluyen los números 0 y 84 a 94 de Flash y los 5, 6, 8 y 9 de Justice League Quarterly, todos escritos por Waid y con dibujos de artistas como Carlos Pacheco, Mike Wieringo, Eduardo Barreto o Mike McKone.

La otra etapa sobresaliente, claro está, es la de Geoff Johns, ya en el siglo XXI. Con un tono sofisticado, deudor del de Waid, Johns compuso en Flash uno de sus mejores trabajos, menos espectacular que la remodelación de la franquicia de Green Lantern, pero no menos gozoso (de hecho, no es tan raro encontrar lectores que prefieren el Flash de Johns a su Green Lantern). El tomo Fuego cruzado marca un punto crucial en la etapa y deja al lector sin aliento. Son los números 177 a 188 de The Flash y los especiales The Flash: Our Worlds at War, DC First: The Flash/Superman y The Flash Secret Files and Origins 3, con dibujos de Ángel Uzueta, Rick Burchett y, sobre todo, del estupendo Scott Kolins.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios