Surtido variado

Marcel Ege, Martin Pirktl, David Sautter y Michael Winkler forman el cuarteto de guitarras Eos Quartet, uno de los cuartetos estables con mayor proyección internacional. No en vano este año celebran sus 20 años juntos en el escenario, con un programa especial formado por pequeñas piezas de encargo escritas para su formación.

Lo primero que llama la atención de Eos Quartet es su cuidado sonido, rico en timbres y muy empastado, y la admirable conjunción en sus interpretaciones. Esto último es muy meritorio cuando se trata de varias guitarras, pues la precisión en el ataque y la afinación -muy buena- representa uno de los aspectos más delicados en este tipo de formaciones.

Otra consideración que merece resaltar es que los miembros del Eos Quartet tocaron prácticamente todo el concierto de memoria, sin el auxilio de las partituras, a excepción de alguna de las piezas, quizás de reciente composición.

Lo mejor del recital fue, sin duda, la interpretación del El amor brujo de Manuel de Falla, en un estupendo arreglo para cuatro guitarras. Fue muy interesante la propuesta colorista de esta pieza orquestal de Falla, que encuentra un natural acomodo en los arreglos para guitarras.

El resto del programa fue un totum revolutum formado por miniaturas de muy distinto valor, pero que, en la mayoría de los casos, no superan la consideración de meras anécdotas, si exceptuamos Los caminos del viento de Brouwer o Naranjas urbanos de Máximo Diego Pujol.

En definitiva, un programa de poca sustancia musical y mucho artificio, que tuvo su momento más cómico en la parodia de la música de Paco de Lucía, o las versiones de las canciones populares de Lorca, en unos arreglos rayanos con el mal gusto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios