Solano Márquez revisa en un libro la vida cotidiana en la Córdoba de los 50

  • La religión, el deporte, las fiestas, los toros y las acciones caritativas tienen cabida en la obra

Comentarios 1

Francisco Solano Márquez completa su inmersión en la Córdoba de los años 50 con un libro publicado por la editorial El Páramo en el que revisa cómo era la vida cotidiana en la ciudad. Presentado ayer, Córdoba de la bicicleta a la vespa ofrece una rica panorámica, a través de 20 capítulos y con fotografías de Ricardo, de una década de modernización en la que no obstante muchos cordobeses siguen sufriendo pobreza y hambre.

Solano, que nació en Montilla en 1944, tiene recuerdos infantiles de sus viajes a Córdoba con los Salesianos y con familiares, "imágenes nítidas" que ha volcado en un libro todavía inédito. La obra presentada ayer, al igual que La Córdoba de Antonio Cruz Conde, el alcalde que cambió la ciudad, es el resultado de un proceso de investigación hemerográfica que desarrolló durante seis meses en la Biblioteca Municipal, un rastreo que dio como resultado 12.000 fichas y cerca de 400 artículos temáticos, un material "del que todavía podrían salir más libros, aunque no es cosa de insistir". La Córdoba de Antonio Cruz Conde analiza en detalle la gestión del alcalde "que modernizó la ciudad y puso los cimientos para el futuro" y en Córdoba de la bicicleta a la vespa "está casi todo lo demás", expuesto "con un tono periodístico, divulgativo y directo".

Y casi todo lo demás es mucho: una minuciosa excavación en las realidades sociales, culturales, festivas, políticas, religiosas y laborales de la Córdoba de los 50, en la que sigue habiendo cartillas de racionamiento y en la que se pone en marcha una actividad caritativa "impulsada por instituciones como Auxilio Social, la Iglesia y los gobernadores". Un "movimiento de socorro a los más necesitados" que se hacía especialmente palpable en las fechas navideñas, con campañas para recaudar dinero destinado a la compra de comida, mantas e incluso canastillas para los bebés.

Por lo demás, a lo largo de la década "la vida cotidiana se desarrolla con normalidad, con sus fiestas y romerías, que solían estar muy concurridas"; sus ferias, "en las que la gente bailaba a pesar de que los curas desde los púlpitos condenaban el baile", y sus acontecimientos culturales, deportivos ("surge el Córdoba Club de Fútbol") y taurinos ("con Martorell como gran figura, para algunos el sucesor de Manolete").

Y, como expresión metafórica del desarrollo social de la década, el paso de la bicicleta, que en los primeros años era el medio de transporte multitudinario de los obreros, a la vespa, "símbolo de progreso social" que exhibían "los más acomodados", quizá después de escalas intermedias en la bicicleta con motor y el ciclomotor. Una vespa, que se anunciaba como "pequeño coche de dos ruedas", valía entonces unas 16.000 pesetas. Su proyección social motivó "la creación del Vespa Club", algunos de cuyos integrantes actuales estuvieron ayer en la presentación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios