Recuerdos de la 'movida' cordobesa

  • Salvador Gutiérrez Solís presenta en la Filmoteca su nueva novela, 'Biografía autorizada', rodeado de amigos y evocando la efervescencia musical de la Córdoba de los años 80

La de anoche en la Filmoteca de Andalucía no fue una presentación más para Salvador Gutiérrez Solís. Arropado por sus amigos, tanto en el público como en el escenario, el escritor recorrió algunos de los aspectos más importantes de su última novela, Biografía autorizada, publicada por la editorial La Isla de Siltolá. Pero fue su amigo David Luque, delegado de Presidencia del Ayuntamiento, el que más habló sobre esta obra impregnada de música que para los de su generación supone una vuelta a la Córdoba de los años 80. A la movida, a los años de efervescencia musical en la ciudad, como destacó Luque.

Porque los lugares y los personajes de Biografía autorizada emanan nostalgia, conversaciones en garitos y conciertos hasta la madrugada. "Todos los que estáis aquí salís en el libro de alguna manera, estabais en alguna de las barras de los bares que aparecen o en el concierto de la Axerquía al que seguro que fuisteis; y saltasteis la valla aunque la entrada era gratis", bromeó David Luque con el público, que mostró su conexión con él y con el autor durante toda la presentación.

En Biografía autorizada, Gutiérrez Solís (Córdoba, 1968) cuenta cómo Carlos J., una atípica estrella del rock, se enfrenta al reto de componer su álbum más íntimo y personal, un trabajo con el que pretende mostrarse tal cual es por primera vez en su ya dilatada carrera musical. Sin embargo, no le será fácil debido a una serie de extraños acontecimientos que se producen en su entorno más directo.

David Luque confesó que este libro lo ha "emocionado" y añadió que "te hace empatizar", a la vez que "tiene momentos que te hacen reír". Por ejemplo, "hay opiniones que compartimos sobre la música pero que no nos atrevemos a decir", apuntó. Sin embargo, también hay "angustia" y, sobre todo, "un sentimiento de nostalgia con el que he luchado mientras leía, y al meterme en la cama seguía reflexionando sobre ello".

Tras esto, explicó que el uso del propio conocimiento para construir un discurso es el recurso narrativo que el autor utiliza en este libro, en el que "construye algo muy interesante" como es el pasado de Córdoba, los años 80, "con sitios a los que la mayoría hemos ido".

También se refirió a la importancia de Radio 3 para los modernos de la época, "gente que buscaba cosas diferentes a las de la radio fórmula". Esa emisora "supuso que tuviéramos un conocimiento de la música más allá" de lo que había en el mercado. En esa línea, Luque se refirió a la movida: "En la Córdoba de los 80 pasaron muchas cosas underground" que tuvieron visibilidad, puntualizó, sin embargo, luego "hubo un corte". Al respecto, recordó la Muestra Pop-Rockera, una actividad que se celebró durante dos décadas en la ciudad y de la que salieron conocidos grupos. Tras esa "efervescencia musical, ha habido una ruptura en algún momento".

Luque reconoció que cuando se acercaba al final de Biografía autorizada no sabía con qué se iba a encontrar, pero "se emocionó" al comprobar que "hace un guiño a los músicos que siguen viviendo de la música". "El final emociona, sobre todo si tienes sensibilidad hacia la historia musical de esta ciudad". En ese sentido, reconoció que "con la perspectiva de la edad te das cuenta de que sólo hay música buena y música mala".

Por su parte, Gutiérrez Solís explicó que con el personaje de Carlos J. se ha "atrevido a hacer un experimento" que ha consistido en darle "libertad absoluta". Es decir, cuenta "una historia basada en mi memoria, él lo adapta y lo interpreta como le da la gana".

En esta especial presentación, organizada por el Centro Andaluz de las Letras, el autor indicó que "necesitaba escribir una novela sobre la música" y reconoció que le gusta "estar polucionado por un montón de lenguajes". Por eso, introduce en su narrativa referencias al cine, la publicidad o la música, campos con los que el lector convive en su día a día.

Gutiérrez Solís también se refirió a la movida, que "no se puede circunscribir a Madrid, sino que en todas las ciudades la hubo en mayor o menor medida". En Córdoba, "los modernos éramos tan pocos que no nos peleábamos, convivíamos en los mismos espacios y éramos como una especie de Arca de Noé".

En este acto Luque y Gutiérrez Solís estuvieron acompañados por el delegado de Cultura de la Junta de Andalucía, Francisco Alcalde, y por el director de la Filmoteca, Pablo García Casado, también amigo del novelista y que al finalizar la presentación dio paso a la proyección del último programa de Cachitos de hierro y cromo de la temporada, que gira en torno a las divas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios