Punto de fractura

  • ECC rescata una de las sagas más importantes de la historia del Hombre Murciélago, con firmas como Denny O'Neil, Chuck Dixon o Joe Quesada

El género de superhéroes comenzó en 1938 con Superman y, durante décadas, el kryptoniano fue el modelo a seguir. Sin embargo, hoy día, y desde finales de los 80, esta distinción recae en Batman. Como afirma Ernesto Rueda Chávez en Comics Through Time: "El Batman del siglo XXI es un fenómeno global de la cultura pop y, seguramente, el personaje popular más importante de la historia de los cómic-books. Las aventuras del mejor detective del mundo a lo largo de los 80 y los 90 cimentaron su posición privilegiada en el universo DC como el luchador definitivo contra el crimen". Puestos a buscar el momento en que la figura del Hombre Murciélago comenzó a alzarse por encima del resto, cabe señalar la película de Tim Burton que, allá por 1989, inundó el mundo de merchandising, si bien, desde un punto estrictamente artístico, quizá el hito más importante fuese la publicación en 1986 de El regreso del Caballero Oscuro. La poderosa distopía de Frank Miller amplificó los tonos oscuros y truculentos que, en la esencia del personaje, convivían con otros ramalazos camp, y fijó definitivamente la imagen de un antihéroe expeditivo y violento, cegado por su traumática obsesión de combatir a los criminales. La poética de Miller (y otros coetáneos suyos como Alan Moore) salpicó no solo las aventuras de Batman, sino a la totalidad del género, y así, de mediados de los 80 a mediados de los 90, el cómic de superhéroes se transformó en un territorio sombrío, furioso y brutal, que desdibujaba las fronteras entre héroes y villanos.

ECC ha reeditado las principales obras de estos excitantes años que, en el caso de Batman, son la citada miniserie de Miller o trabajos del calibre de Año uno, La broma asesina o Asilo Arkham, por nombrar solo tres. La editorial ha iniciado también la recuperación de otras etapas tan definitorias del periodo como la de Alan Grant y Norm Breyfogle, que llevaron las riendas de Detective Comics desde 1998 y son recordados como uno de los equipos creativos por antonomasia del personaje. Precisamente acaba de ver la luz el segundo de los tomos recopilatorios del dúo en la colección Grandes autores de Batman, titulado La pandilla del fango, con los números 601 a 614 de Detective Comics. Un conjunto trepidante y altamente recomendable.

En lo que a Batman se refiere, el tono ominoso alcanzó su punto álgido en 1993 con el arco Knightfall, en el que el paradigmático villano Bane le partía la espalda al superhéroe, y ECC se ha propuesto también su rescate con la serie de gruesos volúmenes titulada La caída del Caballero Oscuro, del que se ha publicado ya el primer número. Nombres propios como Denny O'Neil, Chuck Dixon y Doug Moench, en el apartado literario, más Joe Quesada, Eduardo Barreto, Jim Aparo, Jim Balent y el propio Breyfogle, a los dibujos, firman esta larga e intrincada saga, fundamental en la trayectoria del personaje. El primer volumen trae la miniserie Batman: Sword of Azrael, los Batman 491 a 496, Detective Comics 659 a 663 y el especial Batman: Vengeance of Bane.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios