Preparan una minuciosa biografía de Larra en la antesala de su bicentenario

  • Jesús Miranda, cuarto nieto del periodista madrileño, desmiente que el intelectual se suicidara con 27 años por amor, y asegura que fue "al ver que no podía integrarse en una España sin progreso"

Mariano José de Larra, del que el próximo año se cumple su bicentenario, "se suicidó por España y no por el amor de una mujer", sostiene uno de sus descendientes, Jesús Miranda de Larra, que está preparando una completa biografía del escritor y periodista considerado como el máximo exponente del romanticismo. Miranda, cuya madre era tataranieta de Larra, defiende la tesis de que su antepasado, nacido en 1809, fue un hombre "orgulloso" que luchó por cambiar su patria y, "al ver que no podía integrarse en una España sin progreso", se pegó un tiro días antes de cumplir 28 años.

Jesús Miranda (Madrid, 1942) dijo que no obvia el que dicha "insatisfacción" política y cultural se uniera a que su amante, Dolores Armijo, "su rescoldo de esperanza", decidiera abandonarle.

Cuando el 13 de febrero de 1837 Dolores salió del domicilio madrileño de Larra, en el número 3 de la calle de Santa Clara, tras pedirle la devolución de sus cartas, al escritor "no le quedó ningún clavo donde agarrarse" y decidió acabar con su vida, explica.

Miranda, un ingeniero agrónomo que ha desempeñado diversos cargos oficiales dentro y fuera de España, guarda documentos y objetos personales del que fue "un generador de ideas" y "un maestro del periodismo moderno".

Entre todos los recuerdos que han llegado hasta él a través de su madre destacan la levita de paño azul con cuello negro y la camisa de hilo de Filipinas -aún con manchas de sangre- que Larra vestía el día que se mató, y que su cuarto nieto donará el próximo año al Ateneo de Madrid, donde el articulista era el socio número 1.

"Larra era un dandy, se vestía muy elegante para mostrar distancia con el pueblo", que él consideraba "retrasado" -afirma- y por el que su antepasado luchaba con su pluma a favor de "la educación, el progreso y la libertad".

Jesús Miranda quiere recopilar en su libro el máximo de datos del famoso periodista que se escondía de la censura bajo los seudónimos de Fígaro o El pobrecito hablador. Así, recordará que Larra nació en plena Guerra de la Independencia y tuvo que exiliarse a Francia porque su padre era un médico afrancesado. "Fue un niño con un desarrollo prematuro dentro de una familia avanzada"; con tres años leía, escribía, e incluso "traducía La Ilíada del francés al español", recuerda. "Amigo de sus pocos amigos", Larra tenía una visión negativa de la vida, pero su descendiente niega que fuera "un desarraigado" y le define como "rebelde, enamoradizo, reservado y escéptico".

Sus ideas "todavía están vivas", considera Miranda, que recuerda artículos como Vuelva usted mañana, La libertad hay que ganarla y Escribir en Madrid es llorar.

El biógrafo dará en el libro detalles desconocidos como algunos domicilios de Larra, y reproducirá manuscritos de poesías, artículos, cartas sobre su elección como diputado por Ávila y algunas escritas a sus padres y a su esposa, Josefa Wetoret. En éstas "se comprueba lo cariñoso y dadivoso que fue con ella y sus tres hijos", asegura.

Miranda también conserva un mechón de cabello de Larra, barajas, un sello y la banda fúnebre colocada sobre el féretro cuando sus restos mortales fueron trasladados al Panteón de Hombre Ilustres de la Sacramental de San Justo en 1902.

Los homenajes que se rendirán a Mariano José de Larra en 2009 comenzarán el 13 de febrero, aniversario de su muerte, y su cuarto nieto confía en que para entonces el Ayuntamiento de Madrid haya decidido colocar un busto de Larra en el Paseo del Prado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios