Fútbol El Córdoba B cae frente al San Fernando CD (0-3)

Cosmopoética 2008 Reflexiones en el marco del festival

Poesía, el ‘bálsamo de Fierabrás’ contra el caos y la confusión

  • Autores cordobeses de varias generaciones muestran sus puntos de vista sobre el papel de la poesía contemporánea y el impacto en la ciudadanía de citas como Cosmopoética.

Desde lo individual pero en permanente interacción con lo colectivo. Una manera de estar en el mundo y de verlo. Así ven la poesía actual una decena de poetas cordobeses consultados por El Día, que ha querido resumir cómo percibe este género que en estos días inunda la ciudad de actividades, lecturas y talleres.

1

2

3

¿Cree que festivales como Cosmopoética contribuyen a generar un mayor interés social por la poesía?En el mundo actual, globalizado y marcado por la eclosión de la cultura de la imagen, ¿qué papel puede representar la poesía?

1El eclecticismo, la diversidad en propuestas temáticas y estéticas. Y la atención a poetas traducidos, latinoamericanos, en otras lenguas estatales...

2 Concibo la poesía como paréntesis, como invitación a la calma. La poesía debe hacerse eco de nuestras inquietudes y dialogar también con esas nuevas disciplinas, para atraer al mayor público posible.

3 Por supuesto. Sin embargo, es curioso que el público que abarrota las actividades de Cosmopoética desaparezca el resto del año.

1Diversidad, por lo que puede ir desde el realismo más crudo hasta el surrealismo más escapista y desde el lenguaje más sencillo y cotidiano hasta el culturalismo más encarnizado, pasando por el de los SMS o el de los blogs. Entrecruzamiento de géneros literarios. Cierta propensión a sorprender al lector a costa de lo que sea.

2 Un remanso de paz, de silencio y/o de oración/contemplación para poeta y para lector. Una isla donde acogerse para poder ver, oír, oler, gustar, palpar aquello que la actividad y las prisas diarias, por su propia realidad, no nos pueden dejar ni mirar, ni escuchar, ni olfatear, ni degustar, ni tocar. Aquello que más amamos o que más podemos odiar.

3 Sí, pero no por la propia Cosmopoética, sino por la publicidad que se le ha ido otorgando: somos animales publicitarios, y no podemos valorar ni lo que desconocemos ni lo que no deja de martillearnos, porque se repite y muy bien, y porque poco a poco y año tras año va creando público y va generando interés y valoración. Podemos decir que Cosmopoética ya ha creado una tradición en Córdoba, ya tiene un público garantizado, como anteriormente lo hizo el ciclo de Viana.

1Es muy difícil responder en pocas palabras a una pregunta tan compleja, sobre todo porque habría que clarificar a qué nos referimos cuando hablamos de poesía contemporánea. Si, como entiendo, apuntamos a la poesía más joven, destacaría tres características: libertad expresiva en el fondo y en la forma; fuerte apoyo institucional sin mentores intelectuales reconocidos, lo que no significa que se desdeñe la tradición literaria; individualismo a ultranza aunque enmarcado en una política, tal vez no buscada conscientemente, de interacción subliminal.

2Se ha definido la poesía con muchos nombres y de muchas maneras. Como arma cargada de futuro, evasión de la realidad, desahogo de sentimientos, búsqueda de lo insondable, expresión del espíritu, quintaesencia de la literatura, columna vertebral de la vida. De todo participa y nada es más sino un sello escarlata que marca al poeta desterrado en el mundo. Todos lo contemplan como un ser misterioso a quien no se sabe muy bien si adorar o compadecer pero al fin no queda más que su lenguaje y, en él, sólo aquello que haya sido capaz de conmover o interesar.

3 Un evento tan importante como Cosmopoética activa todo lo que toca. Detrás de las ideas se hallan los pensadores, capaces de remover conciencias y reinventar la vida. Esto es lo verdaderamente importante. Lo de menos es que, por un momento, cobre alguna relevancia la desheredada poesía.

1Como en todas las generaciones, existen voces y registros dispares, buena poesía e intentos de hacerla. Pero quizá, ahora más que nunca, hay mucha poesía que, desde la esencia misma, se escribe para ser vendida, buscando al lector más que como ejercicio de catarsis necesario e ineludible. Es como si el mercado hubiera llegado a la poesía.

2 Justamente la antiglobalización y la anticultura de la imagen en favor del yo individual, con todos sus rasgos diferenciales. Quizá lo que representó la generación del 50 en un país adormecido y marcado por la cultura de la sumisión, ahora más disimulada y sutil.

3 Convocar en torno a un evento a poetas de todo el mundo siempre es positivo y supone un esfuerzo y una apuesta encomiables. Sin embargo, la experiencia me dice que el interés social por la poesía lo genera más un acercamiento de los poetas a los distintos espacios y foros ciudadanos, donde la repercusión mediática es escasa, pero no así el sentir del público. Cosmopoética es un encuentro muy enriquecedor entre poetas; pero no entre éstos y el pueblo, que los siente como figuras lejanas.

1Creo que podía ser la pluralidad: es una poesía que se alimenta de muchas tradiciones literarias y de otras manifestaciones culturales. Es, además, un momento donde escritores y lectores de poesía tienen acceso casi ilimitado a lo que se escribe en otras lenguas: una riqueza que, desde luego, abre nuevas posibilidades expresivas a un género más vivo que nunca.

2 La poesía es una actitud, una mirada oblicua de la realidad. Esa mirada puede manifestarse en versos escritos, en la canción y en cualquier otro soporte visual o sonoro. A pesar de la fuerza de la imagen, la palabra puede revelar miles de imágenes, texturas, sabores. Pero, además, la poesía puede y debe nombrar el misterio, esas zonas oscuras de la naturaleza humana.

3 No es un deseo, es una obligación. La inversión económica y de entusiasmo debe ser capaz de generar público. Si no es así, es un esfuerzo baldío. No obstante, quiero reiterar que Cosmopoética es la consecuencia de un caldo de cultivo favorable a la poesía, generado por los propios poetas cordobeses desde Pablo García Baena hasta el último premio Hiperión, José Daniel García.

1Son varios los rasgos significativos, porque estamos instalados en la diversidad. En las últimas décadas se busca la proximidad al hombre de la calle, también cierta poesía de la conciencia alejada de todo uniforme y acomodo, y una poesía esencial, del instante y reflexiva, y otras de nuevos lenguajes y formas de manifestarse, ayudada por la música, la imagen y otros medios audiovisuales. 

2 En un mundo alienado y fácilmente moldeable el papel de la poesía es el elemento que hace mirar al otro lado, porque el mundo actual necesita reflexión ante la imagen que todo lo arrolla. La poesía, a pesar de ello, se mantiene en su carácter minoritario, y representa más de lo que parece, tal vez por eso resiste. Eso es lo que representa, resistencia a unas maneras de hacer las cosas y de mirar.

3Pienso que festivales como Cosmopoética dan a conocer de manera más amplia y mejor a la poesía, son como un gran amplificador que atrae a mucha gente, a un público que va a otras cosas, pero que al final se queda también en la poesía. La poesía no tiene ni siquiera público, tiene lectores.  Pero de un interés social estamos y seguiremos lejos.  No existe un interés social en la poesía, de lo contrario se pagaría por ir a oírla, como se paga por ver y oír a un  cantante o cualquier otro espectáculo.

1La poesía contemporánea es diversa, plural, heterogénea y muy rica. A veces fragmentaria, como nuestro tiempo. Ha integrado la tradición literaria española y bebe en otras tradiciones como la europea y la americana con toda su diversidad. La abundante presencia de mujeres poetas es uno de los rasgos más significativos de la poesía de los últimos veinte años, así como los diferentes sujetos líricos que están aportando, acordes con los nuevos tiempos. 

2 La cultura de la imagen no es la antítesis de la poesía. El peligro no es la imagen, sino la suprema banalización en la que, con frecuencia, nos movemos. En el mundo actual la poesía, como la reflexión y el pensamiento, son imprescindibles. Las nuevas tecnologías deben ser nuestras aliadas, no las enemigas.

3  Cosmopoética es uno de los mayores logros de la cultura cordobesa y universal de este siglo. Me siento orgullosa de que en mi ciudad la poesía sea importante.

1 El rasgo más significativo, en mi opinión, es la diversidad: la ausencia de un canon estricto. La poesía hoy en día es una masa permeable a infinidad de disciplinas, estéticas y apuestas creativas; además de ser compatible con otras actividades plásticas, videocreativas o musicales. En parte, por esa heterogeneidad, los criterios de calidad cada vez son más laxos y permisivos; lo bueno es muy bueno y lo malo es, simplemente, menos bueno. 

2  La imagen es el esqueleto de la poesía. En este mundo, en el que cabe de todo –de Whitman a concursos de comedores de flan, de Nabokov a la niña de Rajoy–, la poesía tiene un lugar en la emoción y en el cambio social. Los poemas, en mi opinión, deben ser un motor concienciador: representaciones de la realidad, de las emociones, del dolor y también de la esperanza. Todo eso sintetizado en unos pocos versos que caigan como un yunque de dibujito animado en la cabeza.

3 Cosmopoética contribuye y mucho porque se introduce en el mundo de la publicidad, de la mercadotecnia, penetra lentamente en los cauces a priori ajenos a la poesía, y llama la atención. Además es un festival con un elevado nivel en la selección de los participantes y en la programación de actividades, así que mejor que mejor. En todo caso, este festival no tendría sentido sin pequeñas y baratas actividades culturales suburbiales, talleres de poesía para adolescentes, pequeños recitales en pueblos o institutos, profesores de literatura con ganas de enseñar, editoriales endeudadas o asociaciones que publican las primeras plaquettes de los que empezamos. Cosas que laten mes a mes durante todo el año.

1Precisamente, la ausencia de rasgos. Quizá es éste el momento poético en el que los caminos están más abiertos, la permeabilidad es más fluida y el poema, como objeto, puede imbricarse en cualquier otro formato, que quizá a priori no figure como poético y que, en la coctelera del poema, se convierta así en poesía. 

2 El mismo que desde el Romanticismo. Lo que ocurre es que ahora, gracias a Internet, acceder a la obra de cualquiera en cualquier parte del mundo, y poder leerla y apreciarla, y también aprender de ella, es una cuestión de segundos, y esto es algo muy nuevo.

3  No creo que la poesía genere interés social. Genera interés social el precio abusivo de los pisos y la subida de la leche. La poesía siempre ha sido una cualidad interior que sólo se concibe individualmente, tanto leerla como escribirla. Precisamente por eso, todo lo que ayude a crear un tejido donde ese encuentro con la poesía sea posible, es estupendo.

1Resurgimiento, desde nuevas perspectivas, de la tradición simbólico-visionaria y sus recursos expresivos: imágenes y símbolos. Extrema capacidad de sugerencia del lenguaje. Fractura del sujeto: desdoblamientos, proliferación de voces. Deliberada ruptura de la unidad de tono. Práctica desaparición de la rima, así como de cuantos recursos contribuyen a la sensación de artificiosidad. En resumen: alejamiento de la poesía normalizada, construida con arreglo a una retórica preestablecida, y despliegue del poema como organismo vivo, proliferante.  

2 Una llamada al despertar de la interioridad. Un estimulante del espíritu, hoy adocenado por la pseudo-cultura del espectáculo. Somos lenguaje. De ahí que la poesía pueda rescatarnos como sujetos que se sienten a sí mismos en cuanto incesante proyecto volcado hacia el futuro. El problema no es la imagen en sí sino su habitual uso alienado como moneda de curso común, tópico biempensante, verborrea para las masas, mero entretenimiento sin sustancia. Frente a la cultura del espectáculo la poesía ejerce una función de resistencia activa, dando curso a la exploración de la identidad.

3  Sin duda. En Córdoba se ha convertido en el entramado de actos sociales con más capacidad de convocatoria de todo el calendario. Aunque quizá la población no sea del todo consciente de su alcance internacional. Sin embargo, los lectores se conquistan o seducen de uno en uno. Por fortuna la poesía nunca será, por su propia naturaleza, un fenómeno de masas. Su carácter minoritario es la otra cara de la moneda de la profundidad de su impulso.

¿Cuáles son los rasgos más significativos de la poesía contemporánea?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios