Otero retrata el realismo mágico gallego en 'Crebinsky'

  • La película narra la historia de tres hermanos que sobreviven a una riada

Después de ser galardonada en el reciente Festival de Málaga en el apartado de mejor guionista novel, este viernes llega a los cines Crebinsky, una "película degenerada por inclasificable", con una fuerte personalidad y en el que la pareja de hermanos protagonista crea un universo particular de realismo fantasioso.

También premiada en el festival malagueño como mejor película por la Diócesis de Málaga, la cinta está dirigida por Enrique Otero, y protagonizada por Miguel de Lira, Sergio Zearreta y Luis Tosar, cabezas más visibles dentro de un reparto coral que por momentos recuerda al cine de Emir Kusturica.

A este respecto, el director reconoce influencias del cine balcánico, pero también señala "referencias al cine mudo y el cine francés". "No he visto nunca una película de Emir Kusturika", afirmó entre risas", para después puntualizar que "podría decirse que es realismo mágico gallego".

Producida por Enrique Otero y los actores Luis Tosar, Miguel de Lira y Farruco Castromán, la historia comienza cuando las lluvias torrenciales provocan la crecida de un río que termina por inundar todo un pueblo. La corriente arrastra a los hermanos Crebrinsky y a su vaca. Los tres aparecen milagrosamente vivos en algún lugar de la costa atlántica.

Allí crecen al pie de un faro, sobreviviendo a base de recoger cosas que el mar lleva hasta la playa, las crebas. Aislados de los acontecimientos bélicos que les rodean crean su propio mundo, un universo particular de realismo fantasioso.

El ritmo cotidiano de su convivencia se ve alterado cuando su vaca desaparece, dando comienzo una búsqueda que les llevará desde la costa hacia el interior. Sin saber a donde van, acabarán descubriendo de donde vienen.

Para Miguel de Lira, "las historias que se cuentan hoy en día son sobre lo que nos rodea, pero esto es un cuento que se sale de la realidad, es un caramelo necesario para endulzar estos tiempos de crisis". Además, Otero subrayó que la produjeron ellos mismos para "defender su personalidad y que la estética de cuento no sufriera".

"Todos los que participan en esta cinta se conocen desde hace mucho tiempo, por lo que era algo así como una cita obligada. Sabía que iba a tener estilo que era una oportunidad de hacer algo más loco. Esta es una propuesta muy divertida", destacó Tosar, para el que éste es "un proyecto arriesgado y divertido". "Era difícil levantarlo y por eso nos metimos a producirlo", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios