Muere el pintor y diseñador Tomás Egea, figura clave de la vanguardia cordobesa

  • Nacido en Madrid, el artista estuvo vinculado profesional y sentimentalmente a Córdoba desde los años 50 

Tomás Egea, en una imagen de 2008 tomada en su estudio. Tomás Egea, en una imagen de 2008 tomada en su estudio.

Tomás Egea, en una imagen de 2008 tomada en su estudio. / El Día

El pintor y diseñador Tomás Egea, madrileño de nacimiento pero vinculado a Córdoba profesional y sentimentalmente desde los años 50, ha fallecido a los 83 años. El Ayuntamiento tenía previsto realizarle un homenaje el próximo mes de mayo con una exposición en la Sala Vimcorsa.

"Su muerte cobra especial significado en un momento en el que Tomás trabajaba ilusionado en la preparación de la retrospectiva que ultimaba, junto a Jesús Alcaide, para la Sala Vimcorsa. Una muestra que sin duda servirá de homenaje de la ciudad a un artista fundamental en la historia del arte contemporáneo en Córdoba", ha señalado la Unión de Artistas Visuales de Andalucía (UAVA).

La figura de Tomás Egea (Madrid, 1933) es una pieza clave para conocer el desarrollo de la modernidad en Córdoba y sus colaboraciones con Rafael de La-Hoz o su cercanía con los miembros de Equipo 57 lo sitúan en el epicentro de la vanguardia artística española. La UAVA ha mostrado "el pesar de los artistas andaluces" y ha transmitido su "pésame a su esposa, Lola Valera, a su hija María Dolores Egea y a toda la comunidad artística de Córdoba que ha sentido con dolor su triste fallecimiento".

Formado en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, el artista fijó su residencia en Córdoba a finales de los años 80, donde llegó a impartir docencia en la Escuela de Arte Mateo Inurria. Su obra es muy extensa y abarca la decoración, murales, ilustraciones y portadas de libros y revistas, carteles, vidrieras, pirograbados y cerámicas, trabajos que pueden admirarse en numerosas ciudades como Madrid, Toledo, Alicante, Ibiza, Palma de Mallorca, Valencia, Murcia, Granada, Almería, Sevilla, Cádiz, Málaga y en Córdoba capital y provincia.

Como ilustrador ha participado en diversas revistas españolas y extranjeras, así como en los libros Nuestra Ciudad de Carmelo Casaño, Nostalgia y presencia de Medina Azahara de Carlos Clementson y La casa de los muchos de Sebastián Cuevas, entre otros. También destaca su traducción al cómic de la conferencia de Rafael de La-Hoz Arquitectura y desarrollo tecnológico, en el XIII Congreso Mundial de la Unión Internacional de Arquitectos (UIA) de México en 1978.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios