La Junta inicia el proceso para declarar BIC la Zona Minera de Cerro Muriano

  • El espacio delimitado comprende 22 áreas patrimoniales que incluyen yacimientos, pozos, minas, estructuras de fundiciones y tratamiento del cobre y restos de las viviendas de los trabajadores

Comentarios 0

La Junta de Andalucía ha iniciado el proceso para la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz como Bien de Interés Cultural (BIC), con la tipología de Sitio Histórico, la Zona Minera de Cerro Muriano, localizada en los términos municipales de Córdoba y Obejo. Este espacio comprende 22 áreas patrimoniales que incluyen yacimientos, pozos, minas, galerías, estructuras de fundiciones y de tratamiento de cobre, inmuebles relacionados con el transporte de este material y estructuras de las casas de los mineros.

El interés patrimonial de este lugar "está fuertemente asociado a los valores históricos, geológicos, paisajísticos, arqueológicos, tecnológicos y etnológicos" de las civilizaciones que han pasado por él, según la Junta. Por este motivo sirve de testimonio de la presencia "de una de las industrias de la minería del cobre más antigua y relevante de Andalucía" y de las culturas que a lo largo de los siglos la han explotado y se han asentado allí.

La Zona Minera de Cerro Muriano "ha de ser considerada como un caso excepcional en la Península Ibérica" debido tanto a su profundidad como a sus altos contenidos en cobre. En ella están presentes materiales como la pirita, pirrotina, calcopirita, cobres grises, arsenopirita, bornita, blenda, galena y minerales secundarios, además de calcopirita y el cobre, que es el metal predominante.

Entre las 22 áreas patrimoniales que la Junta ha delimitado en esta zona minera, merece especial mención la mina de Siete Cuevas, ubicada en el cerro de la Coja, en la zona correspondiente al campo de maniobras del Ejército de Tierra. Este yacimiento es una de las minas subterráneas romanas mejor conservadas de la península. Se caracteriza por tener una galería principal de 25 metros de altura y largos corredores dotados de arcos interiores.

El conjunto de bienes muebles vinculados a esta zona minera se encuentra distribuido en varios museos: en el Museo del Cobre, localizado en Obejo; en el Museo Arqueológico y Etnológico de Córdoba, en el Nacional de Arqueología, en el Reina Sofía de Madrid y en el British Museum. El Museo del Cobre es una de las áreas patrimoniales delimitadas por la Junta.

La explotación de estos yacimientos se remonta hasta el Calcolítico, como la mina Quitapellejos, el cerro del Depósito y el cerro de la Hoya; otros -la mayoría-, fueron trabajados más intensivamente en época romana, como el caso de la mina Siete Cuevas, las Fundiciones de Siete Cuevas, el cerro de la Coja-Pozo de Levante, el Pozo San Rafael, el Pozo San Lorenzo y el Pozo Santa Victoria.

Ya en el siglo XX, entre 1908 y 1919, fueron reaprovechados por la Córdoba Cooper Company Ltd., que a su vez abrió otros pozos y montó un potente complejo de fundición y obtención del cobre blister. Posteriormente, en 1950 y 1961, de forma muy limitada, la Compañía Cantosblancos SL montó en el cerro del Depósito un centro de recuperación de cobre y oro procedentes de los desechos provocados por la compañía inglesa.

La Junta ha concretado un entorno cuyas alteraciones podrían afectar a las características, estudio o contemplación de esta zona, que abarca espacios públicos y privados, parcelas, inmuebles y elementos urbanos. Por lo tanto, los propietarios de estos bienes "tienen el deber de conservarlos, mantenerlos y custodiarlos de manera que se garantice la salvaguarda de sus valores".

Mientras el trámite para declarar Sitio Histórico la Zona Minera de Cerro Muriano se realiza, los ayuntamientos de Córdoba y Obejo deberán suspender a petición de la Junta las licencias municipales de parcelaciones, edificaciones y demoliciones que afecten al espacio delimitado por la Dirección General de Bienes Culturales.

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios