Historias que hacen voluntarios

  • La Junta entrega a 17 niños de Educación Primaria y Secundaria los premios de la sexta edición del certamen 'Solidaridad en letras' con motivo de la celebración del Día Internacional del Voluntariadol distinción El concurso pretende difundir y defender entre los alumnos los valores asociados al voluntariado y a la participación desinteresada en la sociedad.

La solidaridad no es cosa de mayores, y los más pequeños ya lo saben. Son conscientes de los problemas que sufren los inmigrantes, las guerras que asuelan los países o la situación que atraviesan las familias sin recursos. Al menos, es lo que pusieron ayer de manifiesto con sus relatos los 17 ganadores de la sexta edición del certamen literario Solidaridad en letras.

La historia Mohamed, de Mercedes Rojas, alumna del colegio Cruz Verde del municipio de La Rambla, es un buen reflejo de ello. En su relato, Rojas cuenta la vida de un joven magrebí, de esas que tantas veces recogen los medios de comunicación, aunque en esta ocasión con un final feliz. "Gracias a solidaridad de un pueblo, Mohamed consiguió traer a toda su familia a España", concluye el cuento de Rojas, que fue una de las premiadas.

Lucía Espejo fue otra de las ganadoras del certamen gracias "a una reflexión sobre la solidaridad y lo que podemos hacer, como ser mejores personas", aseguró antes de recibir el premio. Alumna del instituto Antonio Gala, de Palma del Río, consideró que "los mayores son solidarios, pero los jóvenes no tanto".

El delegado del Gobierno, Antonio Márquez, fue el encargado de dirigir la entrega de premios y destacó a las organizaciones de voluntarios como "detectores de los problemas y necesidades sociales que, a su vez, propician niveles crecientes de participación y bienestar".

Al acto de entrega, que coincidió con la celebración del Día Internacional del Voluntariado, tampoco faltó la delegada de Educación, María Dolores Alonso, quien destacó la importancia de que los más pequeños "saquen lo mejor de ellos" en sus trabajos. Sin embargo, reconoció que estos sentimientos y sensaciones que han dejado plasmadas en sus relatos "no se pueden quedar en los escritos porque en vosotros hay una gran luz de esperanza".

El trabajo de los voluntarios es de suma importancia para todos los colectivos de carácter social que trabajan en Córdoba, como la Asociación de Alcohólicos Liberados (Acali). Su vicepresidente, José María López, también acudió a la cita y aseguró que los voluntarios "son imprescindibles para todos porque sin ellos la mitad de las asociaciones no seríamos nada". López destacó la importancia de que los más pequeños sean conscientes de la trascendencia que tiene la solidaridad, así como del voluntariado, ya que "los niños son la semilla del futuro".

"Siempre se recibe más de lo que se da", señaló el delegado de la junta directiva de la asociación Iemakaie, Carlos Serrano. Este colectivo trabaja con personas psicodeficientes con trastornos graves de conducta, drogodependientes con Sida y niños de cero a seis años con trastornos de desarrollo en distintos centros. Para ello, la presencia de voluntarios es vital "porque son los que nos pueden ayudar a desarrollar nuestro trabajo". Serrano hizo un llamamiento para que los jóvenes participen más en este tipo de colectivos, ya que sin ellos no podrían continuar con esta labor tan desinteresada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios