Herralde destaca el vigor de la literatura en América Latina

La literatura latinoamericana actual goza de buena salud y ha cobrado un vigor en los últimos años que la sitúa algo por encima de la española, aseguró ayer el editor Jorge Herralde.

"Por lo que llega a Anagrama y por lo que veo (...), creo que en estos momentos hay una mayor riqueza en las literaturas latinoamericanas", señaló el editor (Barcelona, 1935), quien estos días ha visitado la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

Herralde reconoce que la situación es cíclica pero señala que en estos momentos ve mayor vitalidad en México, Argentina y otras literaturas latinoamericanas que en España.

Para sostener su afirmación recurre al ejemplo del Premio Herralde de Novela, en las últimas cinco ediciones fue otorgado "de forma no programática" a autores de América Latina.

"Este ciclo empezó con el argentino Alan Pauls, luego con el mexicano Juan Villoro, después el peruano Alonso Cueto, el venezolano Alberto Barrera y el argentino Martin Kohan", señaló Herralde.

No obstante, destaca que también hay excelentes novelas de escritores españoles como Rafael Chirbes, Enrique Vila-Matas, Belén Gopegui, Justo Navarro y Quico Amat.

Uno de los filones literarios recientes lo sitúa en México, con Sergio Pitol (1933), Carlos Monsiváis (1938) y Juan Villoro (1956), "el grande de su generación" para el editor.

Además, Anagrama ha publicado en los últimos meses Malacara, de Guillermo Fadanelli, y en 2008 lanzará una novela de Guadalupe Nettel (Pétalos) y otra de Álvaro Enrigue, que todavía no tiene título, los tres mexicanos.

Poco amigo de hablar de tendencias reductoras, cree que en los países latinoamericanos están surgiendo novelas "muy distintas", en algunos casos sobre una línea común, como sucede en Argentina con una cierta "revisión del pasado militar" por parte de autores de entre 40 y 50 años.

Ejemplo de lo anterior es Ciencias morales, de Martin Kohan, que cuenta "cómo el fascismo militar va penetrando en todos los intersticios de la sociedad, pero no a modo de denuncia y de forma muy directa sino de forma muy sutil y terrible".

En marzo próximo Anagrama va a publicar otro libro de Martín Caparrós, "uno de los grandes cronistas latinoamericanos", que llevará por título A quien corresponda. "Es una crónica de la generación que tiene unos 60 años y vivió en primera línea el proceso de la dictadura", adelanta Herralde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios