Grandes cree que la batalla "por la memoria" se terminará ganando

  • La escritora madrileña presenta la novela de espías 'Los pacientes del doctor García'

Almudena Grandes posa durante la presentación de su último libro. Almudena Grandes posa durante la presentación de su último libro.

Almudena Grandes posa durante la presentación de su último libro. / ángel díaz / efe

"España tiene una relación indigna con su pasado", aseguró ayer la escritora Almudena Grandes, que considera que la batalla "por la memoria" se terminará ganando y destacó la "enorme deuda" que tiene el país con sus "resistentes" que mantuvieron la lucha contra el franquismo 37 años. Almudena Grandes (Madrid, 1960) presentó ayer Los pacientes del doctor García, editada por Tusquets, la cuarta entrega del proyecto narrativo Episodios de una guerra interminable que la autora inició en 2010 y que aborda la lucha contra el franquismo que se llevó a cabo desde la diplomacia. Una novela de espías cuando la vía diplomática era el último recurso de los republicanos en el exilio para intentar que los aliados se acordaran de que seguían existiendo, pero al final, dijo, "son los verdaderos malos" porque "les gustó más" Franco que los republicanos españoles, que se quedaron "solos en mitad de la nada".

Cuando Almudena Grandes descubrió en un libro que en el número 14 de la madrileña calle Galileo había operado durante la posguerra una red de evasión de criminales de guerra nazis dirigida por una mujer alemana y española, nazi y falangista, llamada Clara Stauffer, la historia la "secuestró", explicó. Una red clandestina, nunca reconocida por Franco pero con la que los nazis evadidos, más de 800, se sintieron en España "como en casa" porque estuvieron protegidos por el aparato del Estado a través de Stauffer, la única mujer que integraba la última lista de las 104 personas reclamadas por Naciones Unidas relacionadas con el nazismo y España nunca la entregó, recordó la autora.

Grandes reconoce apoyar parte de su escritura en la obra de Benito Pérez Galdós

En esta ocasión, reivindica con su relato una clase que ha sido "exterminada" en la literatura de la posguerra, la burguesía de izquierdas. Y es que Almudena Grandes sigue las enseñanzas de "Don Benito", como llama a Benito Pérez Galdós, que en sus Episodios Nacionales cuenta las historias "desde abajo, con gente corriente".

Personajes históricos y ficticios se mezclan en esta novela basada en hechos reales, un tipo de libro en el que "es necesario un compromiso entre libertad y lealtad", aseguró Grandes, que reconoce que ella ha dado "un paso más" al introducir figuras como la del expresidente republicano Juan Negrín y hacerles hablar, pero puntualizó que ha tratado de hacerlo verosímil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios