El Gran Teatro cierra desde hoy y hasta otoño por obras de accesibilidad

  • Las intervenciones en el principal espacio escénico de la ciudad obligan a trasladar los espectáculos al Teatro Góngora, que cuenta con solo 552 localidades para la venta

Escalones del acceso principal al Gran Teatro, en Menéndez Pelayo, que desaparecerán tras una subida de rasante de la calle. Escalones del acceso principal al Gran Teatro, en Menéndez Pelayo, que desaparecerán tras una subida de rasante de la calle.

Escalones del acceso principal al Gran Teatro, en Menéndez Pelayo, que desaparecerán tras una subida de rasante de la calle. / jordi vidal

El Gran Teatro cierra hoy sus puertas por unas obras de accesibilidad cuyo plazo de ejecución previsto es de cuatro meses. Aprovechando esta coyuntura, el Instituto Municipal de Artes Escénicas (IMAE) realizará labores de mantenimiento que harán que el cierre se alargue hasta el próximo otoño. Con esto, la ciudad pierde su principal espacio escénico, lo que se traduce en 871 localidades menos y en la imposibilidad de que ciertos espectáculos pasen por Córdoba, como musicales de gran formato. Los conciertos del Festival de la Guitarra también se verán afectados.

Esta circunstancia obliga a trasladar la programación hasta el Teatro Góngora, un coliseo que cuenta con 552 localidades disponibles para la venta al público. Esto supondrá que el IMAE podrá ofertar 319 entradas menos para cada montaje que llegue a la ciudad y que por sus cualidades se hubiera puesto en escena en el Gran Teatro. La remodelación afecta también a la Orquesta de Córdoba, que por operatividad inició su temporada de abono en el Góngora para evitar el traslado posterior. Como alternativa, el IMAE también quiere dar mayor uso al Teatro de la Axerquía cuando el tiempo lo permita.

El Ayuntamiento se ha visto obligado a realizar estas obras de mejora de accesibilidad y protección contra incendios en el Gran Teatro a raíz de una denuncia y la intervención de la Fiscalía. La segunda función de Merlín, la leyenda, ayer a las 20:30, ha sido la última que se ha puesto en escena antes del cierre.

Las obras de la segunda fase comenzarán a finales de enero y cuentan con un presupuesto total de 325.000 euros. La primera fase de los trabajos se pudo realizar en este 2017 con el coliseo en funcionamiento y consistieron en la adaptación de todos los pasillos del ala oeste y la instalación de un ascensor acondicionado para personas con discapacidades físicas y cognitivas.

Las obras de la segunda fase del proyecto empezarán en el exterior del edificio, designado Bien Histórico-Artístico en 1982. En primer lugar, se eliminarán los escalones de las puertas de emergencia de la calle José Zorrilla y se levantará todo el pavimento de la calle Menéndez Pelayo (puerta principal) para eliminar los peldaños de acceso al teatro. Esto obligará a cambiar la rasante de la vía y subir el nivel de la misma en algunos tramos.

Ya dentro del coliseo, los cuatro escalones que hay en el hall por los que se accede al patio de butacas y a las escaleras para subir a los niveles superiores se convertirán una rampa de una inclinación del 10% y 3,5 metros. También bajará la rasante del patio de butacas, cuyo espacio llano se aprovechará para la colocación de dos asientos reservados para personas con discapacidad a cada lado del pasillo. También habrá localidades destinadas a estas personas más cerca del escenario, junto a la puerta de emergencia de José Zorrilla. Dicho acceso se convertirá en una rampa para facilitar la evacuación del público. En total serán 13 los asientos reservados a personas con discapacidad en todo el Gran Teatro.

A pesar de que en la primera fase de esta profunda remodelación ya se adaptó la anchura de las puertas de entrada al anfiteatro y paraíso y de algunos palcos y plateas, ahora se van a ampliar los vanos del resto de puertas, que pasarán de tener 62 a 85 centímetros, cumpliendo así con las medidas de seguridad vigentes.

Por otra parte, se elevará el piso del pasillo de plateas y palcos con la finalidad de eliminar los peldaños de acceso a estos espacios. En esa línea, se quitarán escalones innecesarios en distintas zonas del teatro. La sustitución del ascensor principal, la adaptación del mostrador de taquilla o la mejora de señalización de directorios son otras de las actuaciones que se llevarán a cabo en la segunda fase.

Además de estas adaptaciones, el Ayuntamiento aprovechará el cierre para realizar algunas mejoras de carácter general como la sustitución del pavimento del patio de butacas, así como de todo el zócalo que lo rodea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios