Germán Robles afirma sentirse el hijo olvidado de su ciudad natal

  • La Semana Negra de Gijón homenajea al actor conocido como el vampiro latino

El actor español Germán Robles, conocido internacionalmente como el vampiro latino por haber encarnado ese personaje durante décadas en el cine mexicano, declaró ayer su deseo de pasar los últimos días de su vida oliendo a brea, ocle (algas) y humo en la ciudad de Gijón, en la que nació en 1929.

Robles, a quien la Semana Negra de Gijón le dedica un homenaje, dijo que se siente como "el hijo olvidado" de su ciudad natal, donde vivió hasta los 17 años, cuando emigró a México, donde residía su padre. Hijo de un reconocido diseñador gráfico y nieto del célebre bablista Pachín de Melas, Robles ha protagonizado 98 películas, 600 intervenciones en televisión y 12 años consecutivos con una puesta en escena de teatro. Ha sido además traductor de las producciones de Walt Disney y de la Century Fox.

En una rueda de prensa celebrada ayer en el marco de la Semana Negra de Gijón, Robles dijo que el vampirismo "nunca va a estar de capa caída" porque es un tema "universal" al representar la necesidad del hombre de alimentarse de los demás para seguir creciendo. Su papel protagonista en El Vampiro y en El ataúd del vampiro, en los que dio un toque de elegancia a un personaje hasta ese momento siniestro, ha inspirado las películas que sobre Drácula se han rodado con posterioridad en diversas partes del mundo.

Robles ha sido además la voz que le dio vida a "Kit", el coche fantástico. Sus principales trabajos en la actualidad son los de doblaje, aunque se considera "un señorito" que si no le gusta un personaje no lo hace, y se siente satisfecho por "poder elegir" en una profesión en la que esta posibilidad casi siempre es reducida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios