El Fandi en su mejor versión corta las dos orejas a un buen 'fuenteymbro'

  • El granadino triunfa en Almería con una faena de corte muy popular pero llena de sinceridad, con el distintivo de la variedad y el arrebato, y Finito logra una oreja menor

El Fandi es el torero con más tirón en las plazas de segunda. Porque si con José Tomás se acabó el papel y hasta funcionó la reventa, un día después prácticamente se volvió a llenar la plaza, y con televisión, responsabilidad del granadino. Los seguidores del Fandi no se reparten con más toreros, y se les identifica fácil. No son abonados, se sientan al sol y les interesa la diversión sin entrar en academicismos. Un Fandi bullanguero, para quien no hubo toros sin opción. Bullanguero y en su mejor versión. Al malo le buscó las vueltas después de su acostumbrado espectáculo con las banderillas. Y al bueno, el último, lo cuajó a su manera, con un detalle: en plena faena amagó el animal con irse a tablas, cambiándole los terrenos para evitar que la fiesta se acabara. Lo contrario que El Cid, que dio facilidades al quinto para que echara el cerrojo.

El lío gordo vino en el sexto, un buen fuenteymbro. Muleta en mano, desde la apertura de rodillas hasta la estocada final, un sin parar de pases, los mejores por la derecha. El Fandi lo enganchó siempre por delante y lo llevó largo. No dio tiempo a que bajara la faena aun saliendo los naturales enganchados. Triunfo total de la heterodoxia.

A Finito le falló su primer toro y su ánimo al no ponerse en el sitio. Y se enteró tarde de la calidad del cuarto, componiendo la figura con un punto de crispación.

El primero del Cid, mansito, perdió una pezuña al comienzo. Nada que hacer. El quinto miró las tablas y El Cid no hizo por sujetarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios