Eliseo Alberto recuerda el ambiente de la Cuba anterior a la Revolución

  • El escritor isleño recupera una época a través de la historia de un actor suicida

Toda una sinfonía de olores y sensaciones de una época de Cuba, y un alegato a favor de la tolerancia con la opción sexual, el gozo y la libertad, "hasta que llegó Fidel y se acabó la fiesta, el olor y la fragancia", es lo que narra El retablo del conde Eros (El Aleph), el último libro de Eliseo Alberto (Arroyo Naranjo, Cuba, 1951).

Alberto cuenta la historia del actor Julián Dalmau, que regresa a La Habana en 1957 tras una estancia en EEUU, con la intención de ahorcarse en el escenario donde se representa una obra para la que había sido contratado. Pero el destino cambiará cuando por su vida se cruzan prostitutas, actrices y cantantes, tuteladas por el conde Eros, un autor de novelas pornográficas: "El conde Eros fue el redactor jefe de la revista El Siglo, donde trabajamos muchos escritores, y era el pseudónimo con el que escribía novelas pornográficas. Era un escritor muy malo, que murió de soledad, y he querido hacer un homenaje a los escritores como él, a los malos escritores sin los que la buena literatura no sería tan buena", aclara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios