Domingo Ródenas reúne a sus 200 escritores esenciales del siglo XX

  • La polémica por la exclusión de escritores como Dylan Thomas o Manuel Vázquez Montalbán está servida, aunque "sólo es una cuestión de número", justifica el autor

El profesor de Literatura Domingo Ródenas ha recopilado en dos volúmenes doscientos escritores fundamentales de la literatura del siglo XX, cien de narrativa internacional y otros tantos de las letras hispánicas, dos antologías que se prometen polémicas por las ausencias. Ródenas, profesor de Literatura en la Universidad Pompeu Fabra, explicó en una entrevista que "la selección, que debía circunscribirse al número de 100 en cada uno de los volúmenes, ha resultado difícil, pues he tenido que dejar fuera a autores importantes como Martin Amis o Vázquez Montalbán".

En el tomo de Cien escritores fundamentales de la literatura universal del siglo XX (Ariel) figuran nombres como Henry James, Conrad, Cavafis, Yeats, Proust, Apollinaire, Kafka, Joyce, Pessoa, Eliot, Miller, Céline, Breton, Dos Passos, Faulkner, Brecht, Hemingway, Orwell, Nabokov, Canetti, Sartre, Capote, Calvino, Pasolini, Saramago, Günter Grass, Auster, Coetzee o McEwan.

En esta nómina centenaria no aparecen, como el propio Ródenas advierte, "y sólo por una cuestión de número", autores como Herman Hesse, Eluard, Solzenytsin, Dylan Thomas, Malraux, Kerouac, Jorge Amado, Stefan Zweig, Sylvia Plath, Mishima, Simone de Beauvoir, Julian Barnes, Paul Theroux o Martin Amis.

El objetivo de esta doble obra es, señala Ródenas, "presentar a un lector poco experimentado una serie de trayectorias literarias a través de un ensayo libre de terminología académica y que en última instancia le sedujera e invitara a leer algunas de sus obras".

Frente a las posibles polémicas que puedan suscitar los dos volúmenes, Ródenas se defiende: "No pretenden ser un canon literario al estilo del propuesto por Harold Bloom y, de ahí, que se titule Cien escritores y no Los cien escritores".

De hecho, los problemas para poder ofrecer una nómina suficientemente amplia de escritores hispánicos le obligó a escribir un volumen adicional.

En este segundo tomo, Ródenas se refiere a Unamuno, Valle-Inclán, Darío, Baroja, Azorín, "todos los canónicos" de la generación del 27, Borges, Asturias, Max Aub, Neruda, García Márquez, Vargas Llosa,Buero Vallejo, Cela, Delibes, Benet, Umbralo Marsé.

Fuera de la lista han quedado "autores que deberían haber estado", admite Ródenas, como Vázquez Montalbán, Jacinto Benavente, Ramiro de Maeztu, José Hierro, Quim Monzó, Bernardo Atxaga, Carlos Monsiváis o Ricardo Piglia.

También ha incluido a escritores de la periferia peninsular como Cunqueiro, Josep Pla, Gimferrer, Rodoreda o Salvador Espriu, por entender que "pertenecen al tronco de la literatura hispánica".

Entre las razones que han conducido a los dos centenares de nombres finales se mezclan "la excelencia literaria y la representatividad", que, por otra parte, se dan en muchos de los ausentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios