Córdoba recuerda a María Teresa García, la primera mujer académica

  • El Ayuntamiento, la Real Academia y el Conservatorio Superior Rafael Orozco rinden esta tarde homenaje a la madrileña, que ejerció durante 40 años como profesora de piano en la ciudad

La vida de María Teresa García Moreno es la de una mujer dedicada a la música, en particular al piano, la de una profesora que llegó a la Córdoba ensimismada de los años 40 del siglo pasado y que no se reprimió ante las constantes críticas que recibía. Uno de sus mayores logros fue convertirse en la primera mujer nombrada académica numeraria por la Real Academia cordobesa. "Guapa, estilosa e intelectualmente completa", como la describe el director de la Real Academia, Joaquín Criado, causó revuelo en la sociedad de la época por sus ideas y su actitud progresista.

Nació en Madrid en 1910, donde cursó estudios superiores de Piano, obteniendo el Primer Premio de su promoción. Algunos de sus maestros fueron Laregla, Fontanilla y Conrado del Campo, célebres profesores en aquella época. También realizó estudios de Armonía y Composición. Más tarde obtuvo la Beca de la Fundación Conde de Cartagena de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, y posteriormente se marchó a París, donde fue la alumna predilecta de la gran pianista Marguerite Long, famosa por interpretar las composiciones de afamados músicos del impresionismo francés.

Ejerció como profesora auxiliar de Piano en el Conservatorio de Madrid y como catedrática interina de Solfeo y Piano en el Conservatorio Superior de Música Rafael Orozco de Córdoba, donde obtuvo en 1944 a través de oposiciones un puesto en la Cátedra de Piano. Aquí permaneció 40 años, hasta 1984, cuando se jubiló. García Moreno también fue secretaria de este centro.

"Estuvo volcada al 100% con el Conservatorio", afirma Criado, que explica que , debido a la coincidencia de horarios, García Moreno no siempre podía asistir a las sesiones de la Real Academia por impartir sus clases de música. Su intervención en la institución estaba más dirigida a ofrecer recitales de piano y conferencias sobre música, que dedicaba especialmente a Franz Liszt.

Criado cuenta que esta música, profesora y académica solía decir que cuando se desplazó a Córdoba no llegó a una capital de provincias sino a un corral de vacas, por lo mal recibida que fue por la sociedad y las críticas que se vertían sobre ella. Aún así "se quedó tan enamorada de Córdoba que tuvo ocasiones de irse pero hizo de Córdoba su ciudad", explica Juan Miguel Moreno Calderón, director del Conservatorio Superior de Música Rafael Orozco y alumno de García Moreno. Su visión de la música no se quedaba en la tradición clásico-romántica, sino que tenía interés en que los alumnos conocieran música más nueva, como explica Moreno Calderón: "Era una mujer sorprendente, una persona excepcional que formó a muchas generaciones de pianistas y que Córdoba tuvo la suerte de recibir en los 40".

En el aspecto profesional y en el personal fue una persona que destacó por dos virtudes: la amplitud en el repertorio y una bondad muy grande para entender que todas las personas tenían talento. "Lo que más valoraba de ella es el sentido de la contemporaneidad que tenía respecto a la música y sus valores humanos, en particular me fascinaba su tolerancia", expone Moreno Calderón. "Tenía una cabeza prodigiosa y vivía de forma austera, además jamás hizo ostentación de ideas políticas ni religiosas", concluye.

Esta tarde a las 20:30 la Delegación de Participación Ciudadana, la Real Academia y el Conservatorio Superior de Música Rafael Orozco organizan un homenaje a García Moreno que tendrá lugar en la sede de la Real Academia.

Este acto se dedica a esta académica, profesora y pianista por ser una mujer pionera que abrió las puertas para que otras mujeres ingresaran en la institución, como Ana María Vicent, María José Porro, Mercedes Valverde y Ana Padilla, como señala Rafael Castejón, organizador de este homenaje. Primero habrá una presentación a cargo Criado; tras esto, Moreno Calderón leerá una semblanza y, para finalizar, Antonio Ángel Escalera García, alumno del conservatorio, ofrecerá un recital de piano en el que interpretará Carnaval op. 9, de Schumann. Hace un mes el Pleno del Ayuntamiento también acordó poner el nombre de académica María Teresa García Moreno a una glorieta de la ciudad como reconocimiento a esta artista destacada de la Córdoba del XX.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios