La Conferencia Episcopal cree "dañino para la fe" un libro de El Almendro

  • El 'Curso Sistemático de Teología Popular', del sacerdote José María Vigil, contiene "graves errores", según los obispos

Comentarios 2

Teología del pluralismo religioso. Curso Sistemático de Teología Popular, del sacerdote José María Vigil, es un "instrumento especialmente dañino para la fe", según la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe, que detecta graves errores en la obra y valoraciones históricas que "se alejan de la verdad".

En una nota aclaratoria hecha pública ayer, esta Comisión de la Conferencia Episcopal -encargada de asistir a los obispos en su tarea de tutelar y promover la doctrina- afirma que el autor de Teología del Pluralismo Religioso (Ediciones El Almendro, Córdoba 2005) es consciente de la provisionalidad de sus planteamientos y manifiesta "estar dispuesto a revisar, corregir y mejorar".

Según los obispos, la obra contiene afirmaciones incompatibles con la fe de la Iglesia, como son "la negación del realismo de la Encarnación"; la contraposición entre "el cristianismo del Cristo dogmático" y el "cristianismo del Evangelio del Reino de Dios y del seguimiento de Jesús"; la negación de la voluntad fundacional de Cristo respecto a la Iglesia, y la reducción de la religión a la ética.

Además incluye valoraciones históricas "injustificadas y marcadas por una ideología dialéctica, que se alejan de la verdad y del sentir eclesial".

Así, la evangelización de América se presenta como en este libro como una "invasión y conquista, motivada por intereses de poder", o se enumeran "las limitaciones concretas del cristianismo (falta de respeto a la naturaleza, opresión de la mujer, justificación de la violencia, la opción clara por los ricos y no por los pobres, etcétera)".

"La gravedad de los errores contenidos en este libro, unida a su carácter divulgativo, hacen de esta obra un instrumento especialmente dañino para la fe de los sencillos", subraya la mencionada Comisión de la Conferencia Episcopal. José María Vigil recurre a lo que él llama "metodología latinoamericana", pero según la Comisión "la pretendida unión entre la teoría y la práctica se ve, sin embargo, condicionada por incorrectos presupuestos metodológicos, como son la asunción de una filosofía racionalista que niega la posibilidad real de la intervención de Dios en la historia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios