Concluyen los trabajos de restauración de San Francisco tras 17 años de espera

  • La Delegación de Cultura de la Junta anunció ayer la culminación del proceso de recuperación de la iglesia y el claustro, que ha dado como resultado la apertura al público de la plaza situada junto al convento

Las obras de restauración de la iglesia de San Francisco, iniciadas en 1990, han culminado finalmente fruto de la segunda fase del proyecto redactado en abril de ese año y que quedó paralizado en 1997, por lo que quedaron por restaurar la cubierta, el claustro y la espadaña. Ahora, y como resultado de la finalización de los trabajos, se puede visitar el claustro y la plaza ubicada junto al convento. La delegada de Cultura de la Junta de Andalucía, Mercedes Mudarra, explicó ayer que llevaban muchos años trabajando en este inmueble y sus exteriores, una obra que recupera "diferentes espacios para la parroquia, las dos plantas del claustro y el espacio público de la plaza que llevaba mucho tiempo demandado por los vecinos".

La restauración, según los responsables, ha sido muy cuidadosa, y ha tenido como presupuesto 587.832 euros. Al frente de las mismas ha estado un equipo de arquitectos integrado por Juan Jiménez Povedano, Rafael Pérez Morales y Joaquín López Gómez.

El arquitecto director, Jiménez Povedano, indicó que los principales problemas que puede tener una restauración corresponden a los "imprevistos". Jiménez hizo alusión, por ejemplo, a algunas ventanas y puertas que conforme han salido se han recuperado "integrándolas en la restauración".

La obra tuvo desde el principio un problema: la quiebra de la primera empresa, por lo que se quedó la cúpula al descubierto, que ha sido precisamente lo último en acometer este equipo.

Se ha intentado recuperar el monumento "como estaba en su momento y con la lucidez que se hizo en su día". "Con el claustro nos encontramos con una restauración muy compleja, que en su día hizo Félix Hernández para que no se cayera; pero nos apoyamos en la documentación y en los estudios que se hicieron de los estucos y de la espadaña", indicó Jiménez.

El claustro arrastraba una intervención de consolidación; fue casa de vecinos y en los años 60 estuvo abandonado. La intervención se llevó a cabo porque tenía problemas de estabilidad. Esta intervención quedó a medias.

El resto de la iglesia tenía también sus patologías. Había humedades de intervenciones "no muy buenas", según el arquitecto, que apuntó que se han intentado ahora resolver. En la cúpula barroca había un problema de termitas, algo que fue fácil de erradicar con las técnicas existentes hoy en día.

Esta última actuación, que se inició en noviembre de 2003, ha consistido en la restauración de la Cúpula del Crucero, la cubierta de la Capilla de los Reyes, la espadaña, la Torre de las Escaleras de Caracol y el claustro.

Parte de la plaza recuperada quedará cerrada para "preservar la obra de posibles actos vandálicos", según advirtió la delegada de Cultura.

Por su parte, el vicario episcopal de Patrimonio del Obispado de Córdoba, Fernando Cruz-Conde, destacó que, gracias a esta actuación, se recupera "un rincón poco conocido de Córdoba" y una "magnífica iglesia por su arquitectura y su historia".

El conjunto de San Francisco fue declarado Monumento; es lo que queda del antiguo convento de San Pedro El Real, fundado por Fernando III el Santo. A la manzana del convento se le fueron añadiendo casas unifamiliares. Ahora se concibe como un macroconjunto compuesto por la iglesia, el claustro y el Compás.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios