Bunbury traslada la energía de sus directos a su nuevo disco, 'Gran Rex'

  • El cantante zaragozano acaba de publicar un trabajo grabado en un auditorio bonaerense con un público que califica como "único" y "el mejor del mundo"

Con las cuerdas vocales a pleno rendimiento y una nueva banda cada vez mejor engrasada. Así se muestra Enrique Bunbury en Gran Rex, un álbum grabado en directo en ese auditorio bonaerense durante la gira que el artista realizó por América para presentar su último disco de estudio, Las consecuencias.

"Teníamos una deuda con el público argentino. Desde los primeros shows que realicé con Héroes, hace ya 20 años, he visitado el país con regularidad, y en cada una de las giras me he sentido querido y respetado. Es un público único. Para mí, el mejor del mundo, el más culto musicalmente y, a la vez, el más apasionado", explica Bunbury.

De todo el mundo, Frente a frente, Alicia, Que tengas suertecita, Apuesta por el rock & roll, El anzuelo o El viento a favor son algunas de las 24 piezas que se pueden saborear en Gran Rex (EMI), un repertorio con el que Bunbury recorrió la friolera de 25 ciudades en EEUU.

"En ocasiones anteriores, la forma de enfocar esa parte de las giras siempre era la misma: tocábamos en los cinco o seis lugares con mayor población latina y ya. Así repetíamos constantemente Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Houston, Miami...", recuerda el cantante zaragozano.

"El planteamiento de esta gira consistía en subirnos a un tour-bus y recorrer el país de costa a costa, haciendo shows de capacidad media en ciudades en las que jamás había tocado. Vitalmente, la experiencia ha sido muy enriquecedora; profesionalmente, el tiempo dirá; y económicamente, un desastre", confiesa.

España no tuvo tanta suerte en el reparto, ya que el tour de Las consecuencias sólo contó nueve fechas en territorio nacional. "La gira se iba a alargar hasta mediados de 2011. Por motivos personales, tuve que darla por terminada en diciembre, y tuvimos que renunciar a muchos países de Centroamérica, Sudamérica, Caribe y a la segunda vuelta por España", apunta el artista.

Los 56 conciertos realizados durante 2010 han permitido que Bunbury se acople a la perfección con su nueva banda de acompañamiento, Los Santos Inocentes, sucesora del inolvidable Huracán Ambulante. "Estamos en un momento perfecto para encarar los verdaderos retos. Ahora toca participar en las competiciones de elite", proclama el artista.

De carácter oscuro, Las consecuencias respondió a la necesidad de Bunbury por expresar un determinado estado de ánimo, pero el cantante deja entrever que su próximo álbum de estudio destacará por una sensibilidad diferente. "Quiero trabajar más desde los ritmos y la percusión. ¿La luz?, ¿la oscuridad? Desde una perspectiva fotográfica, no pueden existir la una sin la otra. Me interesa el blanco y negro, y en la fotografía en blanco y negro, al final, los grises son lo más importante", señala.

El nervio creativo de Bunbury sigue intacto, y el artista augura variaciones en cuanto a sonido, grabación, producción e interpretación en su nuevo trabajo, que podría ver la luz a finales de año. "El audio, la ingeniería de sonido y la producción siempre fueron muy importantes en mis discos. Estoy adquiriendo algunos juguetitos que, supongo, tendrán su protagonismo en el nuevo álbum. Tanto amplificadores como micrófonos, guitarras y sintetizadores analógicos", apunta.

"Los Santos Inocentes están preparados para la aventura y sé que pueden llevar las canciones a niveles más interesantes. Además, estamos contactando con algunos músicos octogenarios para contar con su colaboración puntual. Creo que, con todos ellos, lograremos un sonido más actual y contemporáneo", aventura.

No existen indicios sobre lo que Bunbury tiene entre manos, pero considera que el resultado de su nuevo álbum "podría sorprender a los fans más fundamentalistas". "Supongo que se van a llevar un disgusto del que les costará recuperarse. El resto -asegura-, espero que lo disfruten".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios