Bryce Echenique aplaude la adaptación al cine de 'Un mundo para Julius'

  • El escritor reconoce que está "implicadísimo" con el proyecto de llevar a la gran pantalla su novela, escrita hace 38 años y que se rodará en verano con un presupuesto de más de diez millones de euros

Dice que es la realidad la que le hace ser fiel a su "pequeño mundo antiguo" y que tiende siempre a "ponerse en el pellejo" de un Julius de cinco años, el protagonista de la novela que escribió hace 38 años y que ahora se llevará al cine. Es Alfredo Bryce Echenique, un "cinemero" que sólo tiene miedo a "actuar". Aunque no tiene nada que ver con la producción ni la dirección, ni siquiera con el guión, Bryce Echenique se confiesa "implicadísimo" en que salga adelante Un mundo para Julius.

La película es una coproducción hispano-peruana que se iba a empezar a rodar en febrero y que se ha tenido que aplazar al verano debido a la envergadura del proyecto, cuyo presupuesto se ha "disparado" hasta los 15 millones de dólares (10.193.700 euros), 15 veces más que cuando se puso en marcha la idea hace tres años.

Nunca había querido vender sus derechos de autor al cine, pero Carmela Castellano -directora de Luca Producciones- le convenció con horas de conversación "en serio y en broma" y con mucha diplomacia para hacerle ver que todos aquellos "vejestorios" amigos suyos que él le proponía para hacer los papeles protagonistas no eran los adecuados.

"Carmela me compró el alma un día cuando después de conocer a mis amigos, llenos de pánico ante la posibilidad de actuar, me dijo: 'ya me has mostrado tu mundo, déjame trabajar con el mío".

En ese tiempo se había producido una "simbiosis" entre ellos, porque la productora había "asimilado" mucho de lo que él quería decir y se "entregó" cuando le dio la lista de las localizaciones de la película: "Yo sólo añadí uno y ella me dijo que perfecto. En ese momento acepté".

Es la primera novela suya que se traslada al cine porque en la otra ocasión en la que "casi" se hizo, con La vida exagerada de Martín Romaña, Tomás Gutiérrez Alea se "empeñó" en que él fuera el protagonista. "En el cine yo no siento ni miedo ni vértigo por nada mientras no me pidan que actúe, por eso no salió el proyecto".

Un mundo para Julius (1970) cuenta la historia de una infancia que termina justo con el final de esa etapa, cuando el niño llora "con un llanto llenecito de preguntas". Pero además es la historia de una forma de vida peruana apoyada en una oligarquía semifeudal, sustentada en los valores del rango, la aristocracia y la propiedad de la tierra, resume el escritor, que reconoce que, por eso, cuando el libro se publicó tuvo que escuchar "casi de todo", como que era "la novela de la revolución", "el lamento de un oligarcagónico" o que "Julius iba a ser el Che Guevara", algo que a él le hacía mucha gracia aunque tuviera que tomar tranquilizantes para poder "dormir en paz".

El escritor, que confía en que también tenga "un feliz desenlace" la acusación de plagio de artículos periodísticos a la que se enfrenta (aunque ya ha ganado en primera instancia), está preparando un libro de cuentos y uno de ellos, La niña Pazos, fue el que le hizo "salir corriendo" y no comparecer en la rueda de prensa con la que se presentó a principios de diciembre en Madrid la película.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios