'Belmonte novillero' de Romero de Torres será subastado en Madrid

  • El cuadro, de 1909, será ofrecido al mejor postor la próxima semana en la sala Fernando Durán · Se trata del primer lienzo que el pintor cordobés dedicó al torero, por el que sentía una gran admiración

Comentarios 1

La sala Fernando Durán despedirá el curso la próxima semana (días 28, 29 y 30 de julio) con una Gran Subasta de Verano en la que ofrecerá al mejor postor el primer cuadro que Julio Romero de Torres dedicó al torero Juan Belmonte, Belmonte novillero, realizado en el año 1909. Se trata de un óleo sobre lienzo de 39 x 28 centímetros firmado, fechado en Córdoba el 31 de agosto de 1909 y dedicado "al gran novillero Juanito Belmonte en prueba de nuestra amistad y también por tu brindis". Es el lote 222 de la subasta y tiene un precio de salida de 110.000 euros.

La obra, según la información facilitada por la sala madrileña (y que procede de varios estudios y artículos de Mercedes Valverde, directora de los Museos Municipales de Córdoba, gran experta en el pintor y que ha colaborado con Fernando Durán en la catalogación del cuadro), presenta una etiqueta al dorso en la que se precisa que formó parte de la exposición Retratos de Madrid, Villa y Corte.

Belmonte novillero es, según la sala, una "importante obra" que atesora "un gran interés técnico", ya que "corresponde a una época plástica de Julio Romero de fuerte carácter luminista/impresionista que definió el primer periodo de su producción". En esta etapa, el artista obtuvo la Medalla de la Exposición Nacional de 1904 con el cuadro Rosarillo, "de pincelada completamente impresionista, un contraluz y con un fuerte efecto lumínico de jardín". Belmonte novillero, pintado cinco años después, "arrastra esa pincelada luminosa de la primera etapa del artista, tan valorada".

La relación entre el pintor cordobés y el torero sevillano fue muy cercana a lo largo de sus vidas. Existen numerosos documentos y acontecimientos que avalan esta amistad. La admiración y el cariño del artista por Belmonte surgieron cuando éste era novillero. El diestro le brindó un toro y Romero de Torres le regaló su primer retrato, Belmonte novillero, "dedicándoselo afectuosamente, como podemos comprobar en nuestra obra". La relación se mantuvo durante muchos años. En 1914, a su vuelta de Galicia y en su etapa de residencia en la casa del escultor Sebastián Miranda, Ramón María del Valle-Inclán organizó junto a Romero de Torres y el escultor Julio Antonio el banquete-homenaje a Belmonte en el restaurante Ideal Retiro de Madrid. Belmonte, asimismo, compró el conocido cuadro del cordobés Carmen, que fue presentado en la Exposición Nacional de 1915. El torero era asiduo en aquella época a las tertulias de los cafés madrileños frecuentados por el pintor, El Nuevo Café de Levante, Fornos y El Gato Negro.

Romero de Torres comenzó en 1916 el retrato de Belmonte Matador de toros, en el que lo representa como gladiador romano, desnudo y envuelto en un capote de paseo, y con el pelo rapado porque el sevillano estaba prestando el servicio militar. El cuadro fue origen de diversos chistes y comentarios sarcásticos. Fue expuesto con gran éxito en la sala Majestic Hall de Bilbao en noviembre de 1919, en la que fue la primera exposición individual del artista.

Finalmente, Romero de Torres vuelve a acordarse de su gran amigo en una de las obras más célebres de su última etapa, Ofrenda al arte del toreo, que se exhibe en el museo cordobés del pintor. En esta obra incluyó su nombre junto a los de Lagartijo y Guerrita.

El retrato del joven Belmonte "posee la intensidad y la fuerza en la mirada de los autorretratos del joven Picasso; la magistral captación psicológica del mejor Sorolla; la elegancia y nobleza de Raimundo de Madrazo". "Una obra culmen de la retratística española", según la sala de subastas.

Romero de Torres retrató a varios toreros (y en ocasiones diversas) a lo largo de su trayectoria, entre ellos Lagartijo, Machaquito y Guerrita.

bueno y garnelo

La sala Fernando Durán también ofrecerá al mejor postor la próxima semana sendas obras de Pedro Bueno (1910-1993) y José Garnelo (1886-1944). Del pintor de Villa del Río será subastado un dibujo a lápiz firmado y enmarcado, protagonizado por una figura femenina. Mide 47,5 x 24 centímetros y tiene un precio de salida de 225 euros. Forma parte del lote 161.

La obra de Garnelo, nacido en Enguera (Valencia) y fallecido en Montilla, es un retrato femenino que parte con un precio de 1.200 euros en el lote 125.

La Gran Subasta de Verano de Fernando Durán incluirá objetos antiguos, esculturas, fotografías, vajillas, utensilios singulares y decorativos y elementos de mobiliario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios