Un Belén a orillas del Guadalquivir

  • El Jardín Botánico inaugura el Nacimiento que recrea el paso del río por la ciudad desde el Molino de Martos al de la Alegría, así como la forma de vida y quehaceres diarios de la época l manual El Nacimiento ha sido elaborado por los propios trabajadores del Jardín Botánico con elementos naturales, a excepción de las figuras de barro.

Comentarios 0

Los belenes son una pieza fundamental de las fiestas navideñas. Más que pura ornamentación se trata de un símbolo más que fundamental, el significado de la celebración de los últimos días del año, el nacimiento de Jesús. En las próximas semanas, la mayoría de las asociaciones, cofradías e instituciones abrirán al público sus belenes, como lo hizo ayer el Jardín Botánico, de manos del concejal de Medio Ambiente, Francisco Cobos.

Como no podía ser de otra manera, el agua y las plantas son los elementos fundamentales de este Nacimiento, que recrea el río Guadalquivir a su paso por Córdoba desde el Molino de Martos al de la Alegría. Sobre sus 70 metros cuadrados de superficie, en el Belén está representada la forma de vida de la época. Un mercado, huertos y cultivos e incluso una cantera acompañan a los detalles de la Navidad, como la Anunciación a la Virgen y a los pastores, el Misterio del pesebre o la llegada de los Reyes Magos. Todo, a excepción de las figuras de barro, ha sido elaborado de forma artesanal por los trabajadores del Botánico con materiales no contaminantes que han tardado aproximadamente un mes para tenerlo a punto.

El río nace en la Sierra desde una mina de piedra natural y avanza por la ciudad dando vida a la Vega y la Campiña donde se salpican los cultivos de trigo y hortalizas. Y es que el Belén tiene un sentido didáctico enfocado a los cientos de niños que lo visitarán hasta el próximo 7 de enero, ya que el Botánico tiene durante todo el año unos talleres didácticos para concienciar sobre la gestión de los recursos naturales.

El primer Belén del Jardín abrió sus puertas al público en 1992, aunque este año han vuelto a ser los propios trabajadores los que han contribuido al esplendor de este espacio. Esta vez se ha perfeccionado la aparición del ángel y además hay un molino que gira y en el Misterio una luz intermitente simula el fuego que calentó la primera noche de vida del Mesías.

Sin duda se trata de una manera especial de acercarse a los valores navideños propios de estas fechas que estará abierto hasta el próximo 7 de enero en horario de museo, de 10.00 a 14.30 y de 16.00 a 18.00 y podrá visitarse tanto en grupos escolares como de manera individual. Los domingos por la tarde y todos los lunes, el Belén permanecerá cerrado al público.

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios