Asfixiada en su propia rigidez

Matizando sus diferencias, conviene agrupar Bienvenido a Farewell-Gutmman, segundo largo del catalán Xabi Puebla (Noche de fiesta), junto con otros títulos recientes del cine español como Smoking room, El método, La silla o Casual day, filmes que se han acercado al mundo laboral de las grandes y pequeñas empresas para denunciar, de manera más o menos explícita, más o menos frontal, determinadas dinámicas y prácticas que sacrifican el factor humano en favor de otras variables más lucrativas del negocio.

Lejos de los logros y la densidad de cintas francesas como Recursos humanos o El empleo del tiempo, de Laurent Cantet, o de la magistral y fantasmagórica La cuestión humana, de Nicolas Klotz, que ahonda en las siniestras relaciones entre el lenguaje de la planificación empresarial y la aséptica terminología de la eficacia empleada por los nazis en los campos de exterminio, Bienvenido a Farewell-Gutmann borra paulatinamente las huellas del relato realista para proponerse como una oscura fábula sobre la condición humana, la ambición, el arribismo, la manipulación y demás desviaciones generadas por el sistema laboral competitivo.

Más explícita de lo que quisiera en su superficie de teatro con moraleja, filmada con una desconcertante austeridad formal (que incluye una horrible fotografía funcionarial de Ángel Luis Fernández), la cinta confía las claves de su moderado éxito al recitado (a veces literal) del texto escrito (prolijo en sentencias lapidarias) y a las interpretaciones de un elenco desigual encabezado por Ana y Adolfo Fernández, Lluís Soler y Héctor Colomé, este último inmenso en su papel de mefistofélico director general (con un razonable parecido a Yves Sant Laurent) encargado de entrevistar a los candidatos a un cargo dentro de una empresa farmacéutica. Con unas cartas excesivamente marcadas, una estructura demasiado obvia, y sin respiraderos para escapar de su particular ejercicio de huiclos, Bienvenido… acaba por asfixiarse en su propia rigidez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios