La Alhambra recurrirá a países del Magreb para recuperar oficios perdidos

  • El Plan Director del monumento impulsará talleres para potenciar profesiones vinculadas a la restauración

El nuevo Plan Director de la Alhambra, entre sus múltiples objetivos, impulsará un nuevo modelo de gestión destinada a incentivar la vertiente científica de la conservación monumental. Dentro de esta línea de actuación está previsto la creación de una serie de talleres de oficios que se han perdido, o que se están perdiendo, en la que participarán países de cultura islámica.

"La idea es, a partir de los talleres que ya hay en marcha y los que empezarán a funcionar en el futuro, desarrollar una importante línea de trabajo y convertir a la Alhambra en un espacio de referencia para todos los países que comparten con nosotros una cultura y unos intereses comunes", explica Pedro Salmerón, arquitecto responsable del plan director, según informó en un encuentro hace unos días en el que también participó la directora del Patronato de la Alhambra, María del Mar Villafranca.

"La finalidad es convertir la Alhambra en lugar de encuentro con estos países, porque tenemos muchas consultas desde el punto de vista técnico", aclara el arquitecto, quien añade que lo que se pretende fomentar es que "los especialistas en estos campos puedan venir a la Alhambra e integrarse en equipos de trabajo en los que muestren su oficio y conozcan también cómo se abordan aquí los procesos de restauración".

Dentro de esta línea de fomentar la investigación en todos los temas científicos vinculados al conjunto monumental, el nuevo Plan Director también incluirá una propuesta para crear un Centro de Paisaje orientado a la jardinería y agricultura andalusí. El arquitecto explica que se trata de una iniciativa similar a la que se ha realizado en Versalles, con notable éxito, pero centrada en el ámbito andalusí.

Sin embargo, las miras del monumento nazarí con el nuevo Plan Director superan los límites de la etapa medieval. En este sentido, María del Mar Villafranca señala que la gestión de la Alhambra no se puede centrar en un periodo histórico. "Una cuestión que hemos debatido mucho, y es algo que está en todo el documento, es las instancias donde la Alhambra tiene que estar: el origen, su punto de arranque en la cultura de Al-Ándalus; todo el episodio de incorporación del bien a la Corona de Castilla (siglos XVI al XIX); y esa última instancia ya restauradora tan fundamental en la historia del monumento".

El objetivo de esta nueva gestión es conectar la Alhambra con el Centro de Patrimonio Mundial, con los organismos internacionales que tienen que ver con el patrimonio. Tanto es así, que entre los proyectos a medio y a largo plazo del nuevo plan se encuentra el que la Alhambra sea el lugar de la convocatoria de una nueva carta internacional dedicada a la restauración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios