LITERATURA

Aleixandre y sus versos inéditos

  • El lunes arranca en Málaga el congreso dedicado al escritor y el jueves Lumen lanza una nueva edición de su 'Poesía completa'

Aleixandre y sus versos inéditos Aleixandre y sus versos inéditos

Aleixandre y sus versos inéditos

El próximo jueves llegará a las librerías la nueva edición de la Poesía Completa de Vicente Aleixandre, el autor nacido en Sevilla que recibió hace ahora 40 años el Nobel de Literatura. Publicada por Lumen y a cargo del especialista y escritor Alejandro Sanz, incorpora poemas inéditos de una de sus etapas creativas más fructíferas, la llamada irracionalista, y quiere acercar a nuevos públicos al autor para el que no había más gloria que la de poder seguir comunicándose "con algunos corazones fraternos" una vez desaparecido.

El volumen se presentará en el Congreso sobre Aleixandre que, organizado por el Centro Andaluz de las Letras, arranca este lunes en Málaga, la ciudad donde el autor vivió desde los dos años y que tanto amó. En este foro, que hasta el viernes 15 analizará su poesía desde la perspectiva de una nueva época con nuevas sensibilidades, Sanz confía "en encontrar inquietud por descubrir al poeta entre los jóvenes escritores y lectores porque ellos son el futuro y la garantía contra el injusto olvido".

La edición está a cargo del escritor Alejandro Sanz, presidente de los Amigos de Aleixandre

Sostiene Sanz que debemos reivindicar con mayor ahínco la alta poesía de quien contribuyó a dignificar y universalizar nuestra lengua. "Aleixandre es uno de los poetas más importantes e innovadores del siglo XX en lengua española, un poeta al que hemos de volver siempre porque su obra aborda con enorme belleza y humana profundidad los grandes temas de la vida: el amor, la muerte, el tiempo, la naturaleza, el deseo, la soledad, la vejez… Todo queda magistralmente vivido en sus versos, respirado, sufrido, gozado, anhelado. Su poesía es una profunda verdad comunicada, una luz que nos enardece y eleva, no para separarnos del hombre, sino para encontrarnos con él".

Cuando la Academia Sueca le concedió en 1977 la distinción, un periodista le preguntó qué significaba el Nobel para él. "Una respuesta. Considero el Premio Nobel como una respuesta. El poeta formula con su obra una pregunta. A veces, no la contesta nadie; a veces, solo un hombre: cada lector puede ser una respuesta al poeta. Pero la poesía es siempre multitudinaria en potencia. Yo he pretendido dirigirme a todos, incluso a los que no me leen. Y este premio es para mí como una gran respuesta colectiva", respondió Aleixandre.

Alejandro Sanz es también el presidente de la muy activa Asociación de Amigos de Vicente Aleixandre, que se ha hecho célebre en los últimos años por reclamar la recuperación de la casa madrileña que el autor ocupó desde 1927 al final de su vida, Velintonia, un espacio esencial para los autores del exilio interior y la España peregrina. "Velintonia no sólo es la casa de un Premio Nobel, sino la de cinco generaciones de poetas, desde el 27 a los novísimos. Por eso, y por lo que allí se vivió forma parte indiscutible de nuestro patrimonio histórico y cultural y debe ser protegida y conservada, sin más demora, por nuestras administraciones públicas. Nuestros gobernantes tienen que cumplir con esa honrosa obligación y responsabilidad. No se puede privar a las generaciones futuras de un espacio de vida y creación tan sumamente importante en la historia de la literatura española y europea como Velintonia. Es uno de los mayores símbolos que ha dado nuestra lírica en el siglo XX", defiende Sanz.

La Asociación inició en 1995 una importante campaña de denuncia pública ante el lamentable estado de abandono del mítico inmueble que, a lo largo de los años, ha sumado numerosas adhesiones de importantes escritores, poetas y artistas como Claudio Rodríguez, José Hierro, Antonio Colinas, Pere Gimferrer, Guillermo Carnero, Ian Gibson, Clara Janés, Leopoldo de Luis, Javier Marías, Vicente Molina Foix, Mario Vargas Llosa, Rosa Torres-Pardo, Seamus Heaney, Javier Lostalé, Francisco Umbral y un largo etcétera. Ahora, 22 años después, la Asociación de Amigos sigue intentando que "Velintonia no siga, desgraciadamente, habitando el olvido" y entre los últimos en apoyar su reivindicación, por ejemplo, figura el grupo sevillano de pop Maga, que compuso una extraordinaria y emotiva canción, La casa en el número 3, y que llegó incluso a grabar la versión acústica del tema en la propia residencia del poeta.

En un año en que no se ha recordado como se debía al Nobel, la Fundación Lara acaba de publicar Mirador de Velintonia, un fascinante ensayo del escritor, periodista y gran amigo de Aleixandre Fernando Delgado. Sanz invita a seguir profundizando en el tema a través de la lectura de Los cuadernos de Velintonia de José Luis Cano, donde no sólo se recogen las conversaciones que el recordado autor algecireño mantuvo con Aleixandre en su hogar, sino también los acontecimientos literarios y políticos más importantes de una España marcada por la represión y la censura. "Son páginas vivas, escritas a vuelapluma, que reflejan sin falsos artificios literarios, con natural verdad, mucho de lo que se vivió en ese chalé desde 1951 hasta 1984, año del fallecimiento del Nobel. Estos textos nos ofrecen una imagen sincera y directa de cómo era Vicente en el día a día, de su pensamiento frente a los amigos, de sus inquietudes más allá de lo literario, de sus opiniones frente a determinados acontecimientos", asegura.

Sanz propone también releer los epistolarios para conocer la vida de Aleixandre. "Resaltaría, de los hasta ahora publicados, aquellos que son más íntimos y confesionales y que revelan aspectos muy importantes no sólo de su biografía, sino de su forma de ver y sentir el amor y la amistad, tan necesarios y decisivos en su vida y en su obra", detalla. Confiesa que los que "más me han cautivado, en su conjunto, han tenido como destinatarios a José Luis Cano (Alianza, 1986), a Miguel Hernández (Espasa, 2015), a Ricardo Molina (Alegoría, 2015) y a Eduardo Moreiras (Universidad de Granada, 2016). Sin olvidar también algunos otros, como los dirigidos a José Antonio Muñoz Rojas (Pre-Textos, 2005) o a algunos compañeros de su generación (Castalia, 2001)". "Para que un epistolario pueda ser verdaderamente confesional debe existir amistad y cierto grado de complicidad", sostiene.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios